Luka y Lucas y la prensa que no pelea por ellos y sí por Sergio

Sergio Valentín

Recuerdo como nada más proclamarse campeón de la última Liga, con la celebración todavía caliente en el césped de Valdebebas, ya se le estaba preguntando a Sergio Ramos por la renovación de su contrato. La campaña para que el defensa firmara una nueva extensión se había tomado un Kit Kat porque había una Liga express de 11 jornadas pero fue conquistar el título y levantarse la veda. Fue el nuevo pistoletazo de salida para toda la maquinaria periodística que gira en torno a Sergio Ramos. Ese día, ni en los meses previos o posteriores, se habló nada de la misma situación que viven dos amigos íntimos de Ramos. En plena era digital, donde abundan las noticias y es imposible no estar informado al minuto de cualquier asunto, estoy convencido de que muchos madridistas se sorprendieron ante las preguntas de Ricardo Sierra, anoche, a Lucas Vázquez. “¿Renovar? ¿Acaso se le acaba el contrato en los próximos meses?”. Por si acaso no escucharon esta entrevista ya les pongo yo en situación. Sí, los dos futbolistas que mejor estuvieron en el partido más importante de la presente temporada pueden negociar con cualquier otro club a partir del 1 de enero. Lucas Vazquez y Luka Modric tienen una situación similar, que no igual a Sergio Ramos. No son idénticas porque Ramos tiene la sala de maquinas del Titanic moviendo su ampliación de contrato y sus dos amigos no. 

No pretendo comparar a Sergio Ramos con Lucas Vázquez o Luka Modric. Hay notables diferencias, menos con Luka, pero las hay. Lo que pretendo con este humilde artículo, a años luz de los líderes de opinión que llevan meses pidiendo que Ramos renueve, es que se pondere, que se valore también a Luka y Lucas, incluyendo dentro del propio Real Madrid. Es probable que, después de tantos años de servicio impecable, se marchen sin que el club quiera o pueda renovarles. Así lo dejaba caer ayer el propio Lucas: “Yo estoy muy contento de estar en el Real Madrid pero en el fútbol a veces no solamente depende de una parte o de otra”. A mí me daba un poco de lastima porque es un futbolista ejemplar en todos los sentidos y que, otra temporada más, está rindiendo, siendo importante, cuando en la primera jornada se ponía entre dicho su presencia en la plantilla, era objeto de burla y no contaba para Zidane que no le hizo debutar hasta la cuarta jornada.

No pido la renovación de Luka y Lucas por su pasado. Soy de los que opinan que no se puede vivir de las rentas. Lo pido por su presente y posible futuro en el Real Madrid. ¿Hay acaso algún centrocampista más en forma que Modric en el Real Madrid? Tiene 35 años, uno más que Sergio Ramos y en el caso del croata es mejor no mirar el DNI. 7 titularidades seguidas. En 13 de 17 partidos ha salido de inicio y ni jugando dos encuentros por semana, y en esta temporada tan tormentosa, se ha lesionado o ha bajado su rendimiento. Si le ves ante el Borussia sin saber su edad, no le echas más de 30. Corre como un juvenil, mantiene la misma calidad pero tiene la cabeza de un veterano. Lucas tiene tan solo 29 años y después de ya cientos de batallas, se está reinventando como un buen lateral derecho que tiene margen para mejorar. A esta edad Jesús Navas seguía en el Manchester City. Pero para Lucas tengo más motivos para intentar convenceros de que si continúa, es bueno para el Real Madrid.

Es el clásico futbolista que toda plantilla necesita en un equipo grande. Asume su papel, el que sea, no pone nunca malas caras cuando no juega, calla y trabaja para que el entrenador vuelva a darle una oportunidad, siempre está preparado para ese momento y cuando llega no escatima ni una sola gota de sudor. Es una bendición para cualquier vestuario y entrenador. E importante, más teniendo en cuenta el panorama actual, cobra poco. No llama a la puerta del presidente y visto lo visto, es mejor opción que Odriozola. Ramos, Luka y Lucas. Los tres deben renovar. Los problemas del Real Madrid, que los tienen pese a que van sacando las finales, no son estos tres futbolistas. Más bien todo lo contrario. 

A continuación