El barco va a chocarse y el capitán no gira el timón

Sergio Valentín

Faltaba una hora para comenzar el partido en Mestalla y muchos madridistas ya estaban con la mosca detrás de la oreja: “¿Marcelo? ¿Isco? ¿No juega Kroos?”. Y son aficionados que están ya anestesiados desde hace tiempo de las impredecibles alineaciones de Zidane. El consuelo previo al partido era el mismo al que se agarran cuando debaten sobre las opciones de ganar LaLiga: el rival. En lugar de “el Barcelona está peor” fue el “es el Valencia, no ganan un partido desde hace dos meses”. El Real Madrid ya no es mejor que los demás, ahora intenta ser menos malo que el resto.

Zidane no tiene culpa de que Marcelo esté como está pero sí de alinearle en un mal momento de la defensa, encajando 10 goles en los últimos 6 partidos, con un extremo jugando de lateral y sin Casemiro, el único mediocentro defensivo de la plantilla. Zidane no tiene culpa de que Isco esté como esté pero si de alienarle como uno de los tres mediocentros cuando ya ha demostrado en excesivas ocasiones que no tiene físico para ser interior pero esto lo sé yo y cualquier aficionado que vea los partidos del Real Madrid. Zidane no tiene culpa de que llegara una pandemia y que el club necesitara hacer caja con futbolistas más útiles que otros que se han quedado. Pero Zidane sí tiene la responsabilidad de seguir apostando por ellos y juntando a muchos de ellos en el mismo equipo. No es lo mismo meter a Isco o Marcelo con diez titulares que a Isco y Marcelo con seis titulares.

No hace falta recurrir a la derrota en Mallorca de la temporada pasada. Hace dos días como quien dice, ¿Zidane no abrió los ojos ante el Cadiz o Shakhtar Donetsk? ¿O se jugó así exclusivamente por Jovic? Si ya no puedes contar de partida con Hazard, Casemiro y Carvajal, ¿por qué tampoco cuentas con Mendy y Kroos? Son 5 titulares. La mitad de los jugadores de campo. Incido en este asunto porque estoy convencido que la “unidad B” será útil a Zidane pero no de la misma manera que lo fue en el pasado. La derrota en Mestalla tiene varias explicaciones, algunas históricas como la de sufrir tres penaltis en contra, pero una de ellas fue Zidane al dar demasiada ventaja al Valencia desde el minuto inicial y si me apuran, al tardar y fallar en los cambios.

No quiero personalizar la derrota de Mestalla en Isco y Marcelo. Me parecería injusto. Lo he centrado en ellos dos porque es algo que viene de largo en sus casos. El Real Madrid perdió ante el Valencia un partido extraño. La primera media hora fue buena. Con la batuta de Modric, el mejor, tuvieron su recompensa con el tanto de Benzema. ¿Alguien se imaginaba lo que luego iba a suceder? Preguntado por el radical cambio tras el empate del Valencia, Zidane solo dijo que era “difícil de entender”. En ese instante pocos podrían intuir lo que iba a suceder pero les insto a que recuerden lo que pensaban al ver el once titular y añadan que, aun con el once casi de gala, el Madrid había demostrado ser un equipo frágil. Y no hay que viajar a Mallorca. Fue hace dos días, ante el Inter de Milan. Del 2-0 al 2-2 y el disparo de Lautaro al poste. Y jugándose una final.

Los tres penaltis son una anomalía, en eso estoy de acuerdo, pero tampoco son 100% casualidad. Como no lo es que Marcelo haya sido el único futbolista que ha estado en todas las derrotas desde que regresara Zidane. Como tampoco lo es que el Real Madrid no haya perdido ninguno de los 29 partidos de Liga con Mendy de titular. No es casualidad que Gayá fuera el mejor futbolista del Valencia. Lucas no es lateral, no tenía la ayuda de Casemiro y no tiene automatizado todos los movimientos. No es casualidad el penalti porque tiene siempre las manos en la espalda cuando el rival centra. No es casualidad que el segundo tanto llegue de un desde una banda donde tiene que salir Sergio Ramos porque no está Marcelo. El tercer penalti no lo es pero sí se puede evitar si Asensio es contundente y si no le obligas a tener que hacer un esfuerzo extraordinario en defensa en cada partido. Una cosa es ayudar a Lucas y otra que parezca un defensa.

No me cansaré de repetirlo. Este Real Madrid, con sus mejores jugadores de titulares, no está para competir la Champions League. Sí LaLiga pero para esto último necesita que no jueguen cuatro o cinco suplentes. Así te ha ganado el Cádiz, el Shakhtar, el Valencia y podrán hacerlo Villareal e Inter, sus próximos rivales. Ahora a rezar para que Benzema esté bien y solo haya sido un susto porque no sé quién tiene menos confianza en sí mismo, si Mariano o Jovic. Al Real Madrid le viene bien este parón por selecciones para que se recupere Hazard, Casemiro y Zidane reflexione. El entrenador ya es leyenda del club pero esta temporada no está calibrando adecuadamente el nivel de su plantilla. El barco se ha dado muchos golpes pero todavía no se ha hundido. Este Real Madrid ya no es un transatlántico pero tampoco haga que parezca un bote salvavidas. 

 

 

 

 

 

 

A continuación