No deje morir a su flor de pascua

Miguel del Pino

En realidad no se trata de una flor sino de una planta arbustiva provista de conjuntos de pequeñas flores poco aparentes, pero cada grupo de ellas está rodeado por una gran corona de hojas que han convertido su verde original en rojo bermellón, simulando una corola floral enorme; es  este uno de los secretos de la famosa “Flor de Pascua”.

Euphorbia pulcherrima es el nombre científico de esta planta originaria de las sabanas y estepas arbustivas de México, convertida en las últimas décadas en una de las más populares plantas navideñas. A nivel popular también es conocida como Poinsettia, Estrella de Navidad o Pascuero.

La conversión del verde en rojo que experimentan sus hojas o falsas flores y que luce en todo su esplendor cuando  estas plantas salen al mercado en el mes de diciembre, es producto del trabajo de los horticultores de planta ornamental que someten los cultivos a un régimen de alternancia de luz y oscuridad, provocando el fenómeno llamado “fotoperiodismo”: la oscilación luminosa programada en los invernaderos produce la explosión de color precisamente cuando el mercado navideño lo reclama.

La explicación botánica del fenómeno del fotoperiodismo es que en el momento en el que las verdaderas flores están en condiciones de ser fecundadas, pero son demasiado pequeñas para resultar atractivas a los polinizadores, una roseta de falsas flores rojas  muy atractivas llama la atención y se expone a los peligros del viento o de la lluvia mientras las verdaderas flores quedan protegidas en el centro.

El color rojo bermellón de las hojas en las variedades cultivadas con mayor abundancia viene siendo progresivamente complementado por ejemplares con hojas de otras tonalidades: marfil, amarillo, blanco o moteado, pero la tradición navideña inclina a la mayor parte de los compradores a decidirse por el color rojo.

La Euphorbia pulcherrima no es sólo un adorno navideño: puede llegar a convertirse en un decorativo arbusto de exterior si sobrevive al trauma de las calefacciones y la falta de riego que a menudo padece cuando engalana los interiores junto al árbol de Navidad, casi siempre demasiado cerca de los radiadores de calefacción .

Los cuidados de la Poinsettia

En su forma de falsa floración cuando adquirimos la planta en el mercado navideño, el principal problema para que sobreviva es regular el agua de riego de manera adecuada: la calefacción tenderá a desecar el sustrato, pero encharcarla no es la mejor solución; tomar la maceta a peso para comprobar que no está seca la tierra es una buena forma de saber si necesita riego o no. En caso de tener que regar, lo mejor es sumergir todo el cepellón en agua ligeramente tibia, lo que la hace revivir aunque hubiera comenzado ya a perder hojas.

Pasadas las fiestas navideñas lo mejor es dejar descansar a la planta, sin duda muy estresada a estas alturas, interrumpiremos el riego y someteremos a una enérgica poda, colocándola en un lugar poco iluminado. Cuando después de uno o dos meses de este reposo volvamos a regar y expongamos la planta a la luz pero resguardándola del sol, rebrotará  con energía, aunque ya por lo general sin las hojas rojas, y se transformará en un hermoso arbusto de terraza que puede durar muchos años.

Llamada en ayuda de los horticultores

A lo largo de este dramático 2020, los horticultores y floristas españoles han visto pasar una detrás de otra las ocasiones y temporadas comerciales que hacen posible su supervivencia: mayo, santorales clásicos, visitas a los cementerios  y hasta la catalana Fiesta del libro y la rosa han supuesto otras tantas desilusiones para un sector en crisis que, lejos de desanimarse, ha apostado con fuerza por la Poinsettia cultivando un veinte por ciento más de lo habitual otros años, de manera que regalar o regalarse a sí mismo estas plantas en la Navidad 2020 alegrará nuestros hogares y animará las economías de los sufridos cultivadores: una acción  a todas luces recomendable.

A pesar de las previsiones pesimistas parece que el consumo de árboles de Navidad ha aumentado este año un veinte por ciento mientras la venta de poinsettias también parece haber arrojado saldo positivo: sirvan estos datos como anuncio de un 2021 mucho mejor para los horticultores y por extensión, para todos. Así lo deseamos en una fecha, 27 de diciembre, que pasará a la Historia como “el día en que comenzó la vacunación anticovid”.

A continuación