El odio de Pablo Iglesias honra a Amancio Ortega