El VAR y la ignorancia

Daniel Blanco

Quince meses después de la puesta en marcha del VAR en la Liga española, el sistema, que ha hecho que el deporte rey sea más justo, está andando todavía a gatas. Todavía no crece, no se ha hecho mayor. Va poco a poco pero todavía no ha entrado de lleno por los ojos del espectador, mayoritariamente a favor pero reticente aún a cómo funciona en algunos aspectos. Es cuestión de que el aficionado mayoritario no recibió ninguna clase de Protocolo VAR ni de funcionamiento del mismo. Es cuestión, también, de que el forofismo te ciega la razón a la hora de discutir. Pones al VAR como excusa de un mal partido de tu equipo.

Tengo la sensación de que es un problema grave que el destinatario principal de este espectáculo no esté bien informado. No seré yo quien proponga clases para los aficionados, algo que sería absurdo. No llegaríamos a ningún sitio porque cada uno lo seguiría viendo desde su prisma. Pero creo que tiene solución. Las reglas y circulares están a la vista de todo el mundo y el que se proponga un ejercicio de curiosidad para acercarse a la verdad del VAR lo puede hacer.

Sin embargo es muy criticable que algunos profesionales del medio todavía no sepan cómo funciona y en qué casos puede actuar. Es un problema muy serio que jugadores, entrenadores y periodistas se pregunten, a estas alturas, por alguna regla o por alguna acepción del sistema de Videoarbitraje. Velasco Carballo ha dado dos charlas a los periodistas, una al empezar esta temporada y otra, al inicio de la pasada. Además concedió entrevistas individuales para los programas radiofónicos. En agosto del año pasado tuve la oportunidad de preguntar al presidente del Comité Técnico de árbitros todo lo que quisiera sin ninguna censura. La entrevista duró 18 minutos y a mí, particularmente, me quedó claro todo.

Este verano pasado volví a llamarle para preguntarle por la excepción y el matiz que han introducido cuando un defensor va al suelo en el área tocando el balón con la mano. Tradicionalmente penalti, pero desde este verano no. Si la mano está separada del cuerpo pero la posición es natural y el gesto que hace no es de sacarla para dar al esférico, no se pitará penalti. Es decir, como en la jugada de Carvajal y de Feddal (las dos son iguales) de este fin de semana en el Bernabeu.

Viene esto al caso de algunas preocupantes frases de determinados periodistas con responsabilidad en este mundillo. Son ellos (somos nosotros) los que tenemos que dar más ejemplo. Pero desafortunadamente hay algunos que se sitúan en el lado más guerrilero, lejos de la objetividad. Porque con mensajes como los que hemos podido ver y leer este fin de semana no ayudamos nada a que esto vaya por buen camino.

Las jugadas del Bernabeu no son penalti ninguna por lo que no puede haber nadie que dé órdenes a nadie para que esto o aquello se haga de una manera o de otra. Es reglamento puro y duro, no conspiraciones tejidas minuciosamente como ven algunos. En mi caso, del único del que puedo hablar porque no tengo ni la más remota idea de cómo lo hacen los demás, es imprescindible preguntar si no sabes algo, informarte, dar todo para que tu análisis sea veraz. Vamos, nada distinto a lo que, creo, nos enseñaron en la facultad. Al menos en la mía.

Por eso voy a muerte con tipos como Isaac Fouto, periodista riguroso donde los haya, con conocimientos como casi nadie en el aspecto arbitral. Soy de Iturralde González, de Daudén Ibáñez, de Rafa Guerrero, ex árbitros que explican de maravilla las jugadas. Soy de ese estilo, me alejo de forofos pagados por el canal de un club, sólo al servicio del jefe. Huyo de argumentaciones tendenciosas que buscan el equívoco para hacer creer a la gente que esto está manipulado. Nada más lejos de la realidad. No hagan caso, será lo mejor. Por su salud mental.

A continuación