Biotecnología o las ciencias de la vida

Armando Cuesta

La Biotecnología, o "Biotech" por su denominación común en el mundo anglosajón, es un sector relativamente desconocido en España y que, sin embargo, tiene una importancia creciente en lo que se ha venido a llamar la Cuarta Revolución Industrial en la que nos encontramos.

En primer lugar, hay que decir que su importancia radica en ser, en último término, la industria responsable del descubrimiento de la gran mayoría de los medicamentos que consumimos, aglutinando a más de 800 empresas sólo en Estados Unidos, con una capitalización conjunta superior a todo el IBEX-35.

Si bien el término de Biotecnología se acuñó a principios del siglo XX y su acepción abarcaba un amplio abanico de industrias, paulatinamente su uso se ha visto relacionado más con el mundo médico y farmacéutico. La razón deriva, en parte, del descubrimiento del ácido desoxirribonucleico (o ADN) por los premios Nobel Watson y Crick en el año 1953. Recordemos que el ADN es la forma que ha dispuesto la Naturaleza de albergar el manual de instrucciones del funcionamiento de cada organismo celular, codificando todas las funciones que éste realiza (su metabolismo, comunicación intercelular o incluso la muerte programada).

Si empleáramos un símil informático, el ADN se podría asemejar al software que le dice a nuestro hardware (la célula) cómo ha de operar, pero en vez de hacerlo mediante ceros y unos lo hace mediante la concatenación de cuatro letras conocidas como nucleótidos (A, G, T, C).

Este descubrimiento tan importante asentó las bases de la Biología Molecular y el desarrollo posterior de técnicas de manipulación genética que desembocaron en la creación de los primeros fármacos biotecnológicos, como la insulina o los primeros anticuerpos monoclonales. Posteriormente, hemos vivido el desarrollo del Proyecto Genoma Humano después de trece años de investigación y casi 3.000 millones de dólares en inversión.

Su consecución abrió la puerta de la medicina personalizada que hoy vivimos, de forma notoria en el área oncológica, y que ha permitido el incremento en la aprobación y comercialización de nuevos medicamentos, hasta sumar desde entonces casi 600 nuevos fármacos. Hoy vivimos una época dorada en el mundo de la Biotecnología motivada por la sinergia tan importante de tres áreas que convergen entre sí: (1) la computación (inteligencia artificial en el manejo de datos), (2) la robótica y miniaturización de toda clase de dispositivos, y (3) la genética. Esto ha desembocado en los recientes avances que hemos vivido en múltiples especialidades médicas, como, por ejemplo, en el área de enfermedades infecciosas (con la curación de la Hepatitis C) hasta el desarrollo de una medicina personalizada con la creación de nuevas clases terapéuticas mediante manipulación genética.

Es especialmente singular el dominio que se está produciendo en esta área, y que hará desaparecer para siempre un sinnúmero de enfermedades, empezando por algunas patologías congénitas (como la talasemia o la fibrosis quística) y que acabará por ofrecer una visión de la Medicina radicalmente diferente a lo que conocemos en la actualidad.

A continuación