Alejo Miranda: "El Isabel Zendal está preparado ya para su primer paciente"

El director general de infraestructuras sanitarias de Madrid, Alejo Miranda, anuncia que el Isabel Zendal está listo para su primer paciente.

Libertad Digital / esRadio

El director general de de infraestructuras sanitarias de la Comunidad de Madrid, Alejo Miranda, ha hablado en Es la Mañana de Federico de esRadio del estado en el que se encuentra el recién inaugurado Hospital de Pandemias de la Comunidad de Madrid Enfermera Isabel Zendal.

El director general de infraestructuras sanitarias ha señalado que "estamos listos para empezar esta misma semana" y que ya "se están incorporando los equipos que van a liderar las distintas áreas médicas". Según ha dicho Miranda, "ya está todo listo para acoger al primer paciente".

En cuanto a las capacidades de estas infraestructuras, no sólo ha recordado que "hace ya al menos 10 días" que el centro logístico de 8.000 metros cuadrados está utilizándose, sino que ha recordado que está terminado al detalle y que cuenta con capacidades como una sala plomada para TAC y espacios especialmente aislados para poder acoger pacientes con enfermedades mucho más infecciosas que el coronavirus.

Salvado por un respirador

El caso de Alejo Miranda es especial, además, porque fue el encargado de la compra de respiradores para la Comunidad de Madrid "a la desesperada" para salvar vidas. Y uno de esos respiradores, curiosamente, terminó salvando la suya.

Alejo Miranda ha explicado que ya en febrero, viendo lo que sucedía en Lombardía, "empezamos a llamar a los proveedores habituales y empezamos a hacerle pedidos. El primero llegó a Madrid el 3 o 4 de marzo". Considera Miranda que ese anticipo ha sido clave para poder ir un paso por delante en la Comunidad de Madrid. Tanto que ahora "hemos incorporado 2.536 nuevos respiradores" cuando la capacidad de respiradores que había en la comunidad de Madrid superaba ligeramente los 1.000, con lo que casi "se ha triplicado" esta capacidad.

Según ha contado, "veíamos lo que pasaba en el país de al lado y por eso decidimos que había que empezar a comprar a toda velocidad e ir tan rápido como nos permitieron hacerlo".

Lo más curioso es que el propio Alejo ha sufrido la enfermedad con una grave neumonía bilateral: "Estuve ingresado durante 16 días de los que 12 estuve en la UCI, intubado y sedado", contaba. "Cuando desperté", decía, "hice dos preguntas frikis: la primera, qué modelo de respirador me habían puesto, porque tenía todos los modelos en la cabeza, y la segunda, cómo iban las obras del hospital".

La colaboración público-privada

Miranda no se ha olvidado tampoco de "la generosidad de personas y empresas" para hacer frente a la enfermedad en la Comunidad de Madrid, y eso lo ha hecho posible la colaboración público-privada, por mucho que a la izquierda parezca darle alergia. "¡Cuando inauguramos el hospital teníamos a gente protestando frente al hospital con carteles a favor de la sanidad pública cuando estábamos inaugurando un hospital público!", decía sorprendido Miranda. "Lo importante es que entre todos hemos logrado un gran éxito y la mejor sanidad la construimos todos, no podemos renunciar al apoyo de nadie", añadía.

¿Qué pasa con los quirófanos?

Alejo Miranda ha aclarado en Es la Mañana de Federico que el hospital de pandemias "tiene quirófanos, son salas de procedimientos donde se pueden hacer intervenciones sencillas como traqueotomías". Lo que no tiene ahora mismo el hospital son "quirófanos de gran complejidad", porque "no es necesaria para esta configuración que es con la que arrancamos".

No obstante, considera que "lo que es un hito relevante es que este hospital se puede configurar para adaptarse a la realidad necesaria en cada momento. Lo importante es su polivalencia, y este hospital puede instalar quirófanos de gran complejidad cuando sea necesario". "Lo podemos utilizar casi para cualquier crisis o problema sanitario que se produzca".

Lo mismo sucede con la resonancia magnética: "No la hemos metido porque no es necesaria en esta configuración, que es con la que empezamos", pero si fuera necesaria el hospital puede adaptar una resonancia magnética. La versatilidad y la configuración actual del hospital, ha añadido, puede permitir convertirlo, por ejemplo, en un centro de vacunación.

A continuación