El país que dice que no hay coronavirus y rechaza la vacuna

El presidente de Tanzania propone remedios "naturales" y se muestra poco partidario por vacunar a sus ciudadanos.

David Alonso Rincón

Tanzania es uno de los pocos países a nivel global que se niega a publicar estadísticas nacionales actualizadas sobre el número de casos por coronavirus, fallecidos o curados. El país africano dejó de actualizar sus números en mayo, cuando el total llegó a 509 casos en un país de más de 50 millones de personas. No ha sido el único ejemplo, especialmente durante los primeros meses iniciales de la pandemia, en no publicar cifras oficiales o directamente negar los efectos del coronavirus, como el caso Turkmenistán, donde el Gobierno del autócrata Kurbanguly Berdymukhamedov prohibió la palabra "coronavirus" en publicaciones oficiales.

Desde junio del 2020 su presidente John Magufuli declaró el país "libre de covid-19" con medidas tan poco esperanzadoras como burlas en público sobre la eficacia de las mascarillas, rezos, negar abiertamente que las pruebas de detección funcionasen o duras críticas sobre la gestión que están llevando países vecinos para frenar el virus, según cuenta la cadena británica BBC.

Magufuli también advirtió, sin proporcionar ninguna evidencia, que las vacunas contra la covid-19 podrían ser dañinas, al mismo tiempo que animó a los tanzanos a usar la inhalación de vapor y medicamentos a base de hierbas, ninguno de los cuales está bajo el control de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como tratamiento efectivo contra el coronavirus.

Poco tiempo después de que el presidente Magufuli mostrara, tanto en público como en privado, su absoluta negación del problema afirmando que no existían casos en el país y alertado contra una campaña de vacunación, su vicepresidente primero, Seif Sharif Hamad, fue ingresado en un hospital de Tanzania tras contraer la covid-19.

"No pensemos que nos quieren mucho. Este país es rico. África es rico y todo el mundo tiene envidia de nuestra vasta riqueza. Tenemos que tener mucho cuidado", sostuvo el presidente, quien desde junio de 2020 mantuvo su postura de que el país había derrotado a la pandemia con la ayuda de los rezos.

En este sentido cuenta el medio de comunicación en inglés ITV que, según el presidente, su hijo se habría curado del virus bebiendo jengibre y jugo de limón. "Ahora está haciendo flexiones", afirmaba sin temor a réplica.

El propio Ministerio de Salud de Tanzania también llegó a negar, en su cuenta oficial de Twitter, que los hospitales estuvieran llenos con pacientes con covid-19, algo que no era compartido por los especialistas de la OMS, que continuaban alertando del peligro de la falta de control.

El 10 de febrero de este año la embajada de los Estados Unidos afirmaba en un comunicado tener conocimiento de un aumento significativo en el número de casos de covid-19 en el país desde enero de 2021. Según el texto, publicado en su página web oficial, "la práctica de las medidas de mitigación y prevención de covid-19 en Tanzania sigue siendo limitada". En el mismo escrito también se confirma lo que ya se sabía desde hacía meses: el gobierno de Tanzania no publica sus cifras sobre casos o muertes por coronavirus desde abril de 2020.

datos-covid-tanzania-bing.jpg
Gráfica del buscador Bing con los datos por coronavirus de Tanzania.
A continuación