Merkel pide, al borde de las lágrimas, una cuarentena antes de ver a los abuelos en Navidad

En el día en el que Alemania ha batido récord de muertes por coronavirus, Merkel ha lanzado un mensaje pidiendo extremar la prudencia.

Libertad Digital

La pandemia de coronavirus ha dejado este lunes cifras récord en Alemania: 20.815 casos y 590 muertos, lo que bate el récord diario de fallecimientos, según el balance publicado por el Instituto Robert Koch. Con los nuevos datos, el balance de la pandemia en territorio germano asciende a 1.218.524 personas contagiadas y 19.932 víctimas mortales.

Tras la publicación de estos datos, Angela Merkel ha sorprendido con un discurso emotivo apelando a la responsabilidad de los alemanes ante la Navidad y admitiendo que las restricciones impuestas hasta la fecha no han funcionado para frenar la pandemia, pese a medidas tan estrictas como el cierre de la hostelería.

"Tenemos que hacer un esfuerzo más", ha dicho la canciller. Emocionada, ha dicho que es "inaceptable" que en el país mueran al día 590 personas y ha dicho que, aunque le duele, le "duele de verdad, de corazón", los alemanes tienen que restringir sus contactos antes de las Navidades y de las previsibles cenas familiares.

En el Bundestag, ha señalado que los ciudadanos tienen que restringir sus contactos al máximo, "una semana antes" de ver "a la abuela y al abuelo". Ha propuesto, además, el cierre anticipado de los colegios, el día 16 en lugar del 19. "¿No podríamos ponernos de acuerdo en eso?", ha dicho antes de insistir en que hay que limitar los contactos si no queremos que sean "nuestras últimas Navidades" con los mayores.

A continuación