El carpintero de Orihuela del Tremedal que reparte mascarillas hechas con una impresora de madera

A los hijos de Ángel Arcos, Jorge y Aitor, se les ocurrió hacer una impresora 3D con madera en 2015. Hoy, reparten sus mascarillas por la comarca.

Libertad Digital

Ángel Arcos es un carpintero de Orihuela del Tremedal (Teruel) con dos hijos, Jorge y Aitor –estudiantes de Telecomunicaciones e Ingeniería Informática, respectivamente–, que han hecho una impresora 3D con madera y que están utilizando para fabricar mascarillas y repartirlas por la comarca.

El gerente de la Carpintería Almar ha contado en Es la mañana de Federico de esRadio que sus "chicos son muy inquietos" y, un día, se les ocurrió construir una impresora 3D con madera: "Hicieron la base, empezaron a meterle piezas de un ordenador viejo, de un microondas, empezaron a llegar motorcitos pequeños, con unas varillas calibradas… pues ellos, la fueron montando. En Navidades, la veo funcionando y empezando a imprimir cosas". Cuando en España estalló la crisis sanitaria del Covid-19, "entraron en Internet" y se integraron en un grupo llamado "Coronavirus Makers": "Se liaron, entraron en el grupo de Teruel y empezaron a hacer la diadema para una pantalla parcial".

Ayudado por Jerónimo, el taxista de Bronchales, Ángel comenzó a repartir estas mascarillas, llevándolas "a un centro de salud de Orihuela, al de Albarracín, y les llevé diez o doce, a la residencia de ancianos de Albarracín. Estamos dando por todos los pueblos. También a la Guardia Civil, a los de Protección Civil… al convento de Gea, voy a bajarles 17".

Ángel, quien, durante estos días, sigue en su taller trabajando –"soy autónomo y para mí no hay ningún tipo de ayuda"–, ha relatado que "la primera vez que llevé unas pantallas fue al centro de salud de Albarracín. La cara de la médico que nos recibió fue un poema. Estaba superemocionada de que alguien se preocupara por ellos. Es que no tenían nada".

El origen de la idea

Por su parte, Jorge ha dicho que empezaron a hacer la impresora de madera en 2015, "cuando a finales de año yo empezaba la universidad y una de las asignaturas que tenía era de Diseño. Empezamos con el tema del diseño 3D y me apasionó la idea. Entre mi hermano y yo, empezamos a mirar información y nos lanzamos a hacer la impresora". Aitor, por su parte, añade: "Nos pusimos a investigar en foros y encontramos que un hombre había hecho una de acero, y dijimos: '¿Por qué no hacemos una de madera?'".

"Ahora, con el tema del coronavirus –cuenta Jorge–, ha surgido el movimiento de Coronavirus Makers en toda España, y millones de personas nos estamos lanzando a producir material sanitario para donar a todo el personal sanitario que lo necesite".

Jorge y Aitor se encargan de imprimir las mascarillas, Ángel y Jerónimo, de repartirlas por la comarca. "La producción que nos sobre la enviaremos al Hospital de Teruel", ha añadido el primero.

A continuación