Isabel Bonig, tras ser apartada por Génova: "Estábamos en disposición de gobernar con Vox"

La ya expresidenta del PP valenciano explica con Federico Jiménez Losantos los motivos de su renuncia al cargo y a su acta de diputada.

Libertad Digital / esRadio

En Es la Mañana de Federico, Isabel Bonig ha explicado por qué en su rueda de prensa de despedida tras renunciar a sus cargos, pidió perdón por haber participado en la defenestración de Rita Barberá en el PP Valenciano, un momento en que no pudo contener las lágrimas durante su comparecencia pública. Decía Bonig con Federico que "la vida en general y la política en particular nadie ha dicho que sea justa. Era el momento de reconocer errores. Aquello se produjo en un momento concreto, pero ayer era el momento en el que era justo reconocer, con mucho tacto, sin querer herir a la familia" los errores cometidos.

Federico recordaba que hay una encuesta que le daba empate con el PSOE y que, aun así, Casado le ha retirado la confianza. Bonig explicaba que efectivamente "hicimos esa encuesta en la que el PP era el que más subía y estaríamos en disposición de gobernar con Vox", pero "la dirección nacional me dijo en esa reunión que el partido necesitaba un revulsivo, y que contaban conmigo pero no para encabezar la candidatura a la Generalidad". Ante esto, Bonig dice que "agradecí que me lo dijeran aunque hubiera agradecido que me lo dijeran antes porque pensaba presentarme a las primarias".

Así las cosas, Bonig consideraba que lo correcto es "dejar paso a la persona que goza de la confianza", pero de esta manera "yo ya no pintaba nada tampoco en las Cortes Valencianas y dejaré mi acta como diputada y portavoz".

Tras recordar que ella luchó por las primarias, "junto con Cristina Cifuentes", reconoce que "es complicado construir liderazgos" y ha reivindicado el trabajo que ha protagonizado ella misma durante estos años desde 2015 cuando "Cotino, Camps y Barberá desaparecen de la primera línea y entramos en una segunda generación".

Un candidato en dos años "cuesta"

Bonig ha tardado unos años pero considera que ahora "en una comunidad tan diversa y plural como la Comunidad Valenciana, sin tener medios de comunicación, cuesta construir liderazgo y cuando ahora ya había calado el mensaje, teníamos tejida una red con sociedad civil, económica, sanitaria, pues ahora puede generar que la gente no entienda muy bien" esta decisión.

La popular ha reconocido que ella pidió que se le comunicase si perdía la confianza del partido –"yo dije que si no confiaba en mí, se me dijese"– pero advierte que los plazos de cara a las próximas elecciones autonómicas, que serán en abril de 2023, no son los mejores: "A dos años consolidar un candidato cuesta", ha dicho. Pero a pesar de que ha asegurado que tiene "muy buena relación con Monzón", el elegido por Génova para liderar el partido en la Comunidad, "yo me tenía que marchar por coherencia".

Identificada con Díaz Ayuso

Bonig se ha hecho eco de la gran victoria de su partido en Madrid este martes y ha asegurado que los populares valencianos "cuando escuchamos el discurso de Ayuso y del PP de Madrid nos sentíamos reflejados en él", ha asegurado, ya que la valenciana es, como Madrid, "una comunidad con mucha actividad económica y muy libre".

De hecho, la hasta ayer líder popular ha asegurado que cuando su generación llegó a liderar el PP en Valencia quería "recuperar el alma" del partido "que perdimos de tanto gestionar", con cuestiones como "recuperar las bajadas de impuestos". Además, ha afirmado que "yo siempre he sido muy partidaria de la batalla cultural frente a la sumisión a lo dictado por la izquierda y, en nuestro caso, la izquierda del Botánico".

Cantó podía haber ayudado más

Preguntada por una de las estrellas de la política en Valencia que también ha abandonado su puesto hace poco, Toni Cantó, Bonig ha asegurado que tiene "aprecio" por él y ha reconocido que "su brillante oratoria" ha ayudado a poner en el foco algunos de los problemas.

Sin embargo, también la reprochado que no prestó apoyo jurídico para la batalla que han dado los populares en los tribunales contra las peores leyes lingüísticas del gobierno del Botánico, de las que ha responsabilizado directamente a Ximo Puig: "Compromís ejecuta, pero Puig les deja hacer complacido, él es el responsable".

Por último, Bonig ha admitido que el partido le ha "ofrecido cosas" pero ha asegurado que "yo fui libre a la hora de entrar en política y lo he sido a la hora de salir", aunque eso sí, ha advertido que "la vida es muy larga y se puede hacer política de muchas formas".

A continuación