La Generalidad decreta el cierre del Ripollés y la Cerdaña por unas cifras de contagio y rebrote disparadas

Ordenan el cierre de la restauración y sólo se podrá entrar y salir con causa justificada; las pistas de esquí seguirán abiertas.

Pablo Planas (Barcelona)

La Generalidad decidió a última hora del martes el confinamiento perimetral de las comarcas del Ripollés y la Cerdaña tras constatar que los índices relativos al contagio y el rebrote se habían disparado.

Así, la incidencia acumulada en la Cerdaña en los últimos 14 días es de 1.811 casos por cada 100.000 habitantes y en las pasadas 24 horas se han registrado ocho hospitalizaciones y una defunción. En el Ripollés, la incidencia es de 1.858 casos por cada 100.000 habitantes con 16 ingresados y dos defunciones en el último día. En cuanto a la velocidad de reproducción del virus, en la primera de estas comarcas es del 2,34, lo que indica que cada cien infectados transmiten la enfermedad a 234 personas. En el Ripollés este índice es del 1,4. Estas cifras han puesto en tensión los hospitales de Campdevànol y la Cerdaña, instalaciones pequeñas que están ya al límite de sus capacidades.

Dadas las circunstancias, se ha ordenado el cierre de los negocios de hostelería, se prohíben las actividades deportivas bajo techo, se cancelan las actividades culturales y se limitan las reuniones, incluidas las celebraciones navideñas, a seis personas. Sin embargo, permanecerán abiertas las estaciones de esquí. Respecto a las restricciones de movilidad, sólo se permitirá entrar o salir de ambas comarcas por razones laborales, para cuidar a personas dependientes, para hacer trámites bancarios, para regresar a la residencia habitual y para el transporte de mercancías.

Tanto el Ripollés como la Cerdaña son lugares de segundas residencias y la población había aumentado en los últimos días con motivo de las fechas navideñas, lo que según el director de la Unidad de Seguimiento del coronavirus de la Generalidad, Jacobo Mendioroz, había contribuido a disparar el número de contagios. El consejero de Interior, Miquel Sàmper, anunció un plan policial tanto estático como móvil para asegurar el control del perímetro de ambas comarcas. Las restricciones estarán vigentes hasta el 8 de enero.

A continuación