Sánchez no condena el vídeo de Podemos que compara a Juan Carlos con el narco Pablo Escobar

El presidente se limita a denunciar que "algunos asumen el pacto constitucional a cachos" hablando de Casado, a quien anuncia que llamará.

Ketty Garat

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no condena el vídeo realizado por Podemos y publicado en las redes sociales en las que se compara al rey emérito, Juan Carlos I, con el narcotraficante colombiano Pablo Escobar, utilizando la música de la conocida serie Narcos para acompañar imágenes históricas del anterior jefe del Estado.

Desde Bruselas, Pedro Sánchez evitó reprochar la iniciativa audiovisual de sus socios de gobierno de coalición y se limitó a explicar que "Podemos y PSOE somos dos partidos distintos, venimos de culturas diferentes" y recordó que "el PSOE fue el único partido que defendió la república en una enmienda en la comisión constitucional, no lo hizo el Partido Comunista. Perdimos esa votación porque hubo mayoría en favor la monarquía parlamentaria y nosotros asumimos el pacto constitucional en su totalidad, no a cachos que es como hacen algunos...".

Una referencia que no aludía a Podemos sino al PP, a cuyo líder anunció que llamará en los próximos días: "Les anuncio que llamaré al señor Casado para ver si de una vez por todas renovamos el gobierno de los jueces, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y el resto de los órganos constitucionales". Sánchez esquivó así la cuestión, sin decir una palabra, mucho menos un toque de atención, a Podemos sobre el vídeo realizado, evitando también pronunciarse sobre la conveniencia de un pronunciamiento de la actual Casa del Rey al respecto de la regularización fiscal de don Juan Carlos.

"Son cuestiones que hay que preguntar a la Casa del Rey" pero "muchas veces las explicaciones se dan, no con la palabra sino con los hechos y Felipe VI ha dado una imagen de ejemplaridad y transparencia para actualizar los hábitos de la Corona a las exigencias una sociedad avanzada como es la española. Con los hechos, no con las palabras, demuestra cuál es la forma de entender la vida pública por parte del jefe del Estado, lo cual le agradezco".

El jefe del Ejecutivo no quiso responder tampoco a la pregunta de la posible vuelta a España del emérito, pero recordó algo que no habría dicho hasta la fecha: que "el anterior jefe del Estado no tiene ninguna causa abierta por la Justicia" y que, en términos del prestigio de la Monarquía, "aquí no se juzgan instituciones, sino a personas". Y añadió, en referencia a las palabras de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que "el rey Juan Carlos no tiene ni más ni menos obligaciones que otros ciudadanos. Las mismas obligaciones fiscales. Lo digo por lo que ha dicho recientemente una dirigente autonómica. Ni mas ni menos, es el principio de igualdad".

Volvió a destacar que las informaciones conocidas en las últimas horas son "perturbadoras e inquietantes" aunque "es importante respetar la presunción de inocencia" y destacar que "la democracia está funcionando: ustedes informan, la Fiscalía actúa y la Agencia Tributaria" también actúa contra cualquier contribuyente que no cumpla con sus obligaciones. Con mucha pompa, el presidente prometió que "mientras yo esté al frente del Gobierno, la Constitución se va a cumplir del primero al último artículo. Reivindiquemos la Constitución".

A continuación