Robles: "A ningún gobierno le corresponde en democracia velar por lo que dicen los medios"

Aunque ha defendido el Ministerio de la Verdad aprobado por el Gobierno, Robles dice que el Gobierno no puede velar por lo que dicen los medios.

LD/Agencias

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha destacado que "ningún país puede estar desarmado contra la desinformación" más aun cuando "de una manera maliciosa y organizada se pretende poner en cuestión a las instituciones democráticas".

Entrevistada en el programa Espejo Público, Robles ha defendido el mecanismo contra la desinformación puesto en marcha por el Gobierno, que ha provocado duras críticas por parte del PP y de Vox por entender que la Moncloa busca, con este procedimiento, el control de los medios o la censura.

Pero la titular de Defensa ha querido dejar claro que "a ningún gobierno le corresponde en democracia velar por lo que dicen los medios" subrayando la importancia de la libertad de prensa y de información que "ningún gobierno puede tocar".

Robles ha puesto el foco en otro lado asegurando que "no se puede identificar las noticias falsas o fake news con la desinformación".

En el caso de las noticias falsas, Robles ha dicho que "son los propios medios los que deben vigilar y valorar si son falsas o no", pero "la desinformación es otra cosa".

Al respecto, ha afirmado que "cualquier gobierno tiene que estar preparado" contra la desinformación, sobre todo cuando "de una manera maliciosa y organizada se pretende poner en cuestión las instituciones democráticas".

"Ningún país puede estar desarmado, contra la desinformación tenemos que protegernos", ha añadido.

Los pactos que firma el vicepresidente "al margen"

Sobre los resultados de las elecciones en EEUU ha dicho que "se abre una etapa de diálogo, no de subordinación", porque "el Gobierno siempre ha entendido que tenemos que tener relaciones de igual a igual con EEUU", pero "en la que España tiene que defender sus intereses".

Por otra parte, la ministra ha señalado que la insólita versión del himno de España que fue interpretada el pasado sábado ante el Felipe VI a su llegada a Bolivia para asistir a la investidura de Luis Arce es una "anécdota" que "pasa muchas veces" pero "lo importante es que las tropas lo hicieron con el mayor respeto".

Y que el manifiesto contra "el golpismo de la ultraderecha" que firmó en La Paz el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias —que acompañó al rey como "invitado" junto a la titular de Exteriores— "le compromete a él" y "es al margen del objetivo" del viaje que no era otro que asistir a la toma de posesión.

A continuación