Rufián dice ahora que "avanzan" las negociaciones con Sánchez celoso del acercamiento al PDeCAT

Los de Junqueras tratan de evitar que los apoyos de los díscolos de Puigdemont puedan resultar más últiles.

Esmeralda Ruiz

"La dificultad viene cuando hablamos de un espacio de centro derecha, liberal y conservador con el que será complicado llegar a acuerdos", de esta manera, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha tratado de expulsar de la ecuación de posibles socios en la negociación presupuestaria a los cuatro diputados de JxCAT que forman parte del bloque del PDeCAT contrario al fugado Carles Puigdemont y que en las últimas horas han mostrado su intención de abrirse a negociar con Pedro Sánchez las futuras cuentas públicas.

Que Sánchez valore la posibilidad de recurrir a estos cuatro votos no ha sido bien recibido en el seno de ERC donde este lunes, su secretaria general, la fugada Marta Rovira, advertía incluso al PSOE con que "si van a buscar partidos que defienden políticas neoliberales no hace falta ni que descuelgue teléfono", dijo en una entrevista en Rac1. Minutos después, fue la portavoz del partido en Cataluña, Marta Vilalta, quien también avisaba a Sánchez de que ellos "no irán de la mano" en las negociaciones con el PDeCAT.

Tal es la alerta que ha despertado en el partido de Oriol Junqueras este acercamiento del presidente del Gobierno a los diputados contrarios a la doctrina de Puigdemont aprovechando la escisión en el PDeCAT que Gabriel Rufián ha admitido, por primera vez, que las negociaciones con el PSOE para sacar adelante unos presupuestos marchan a buen ritmo y que, ahora, ERC está más receptiva que hace unos días a sentarse a hablar con el Gobierno en aras de evitar ahora que los diputados díscolos de Puigdemont puedan resultar más útiles.

Este cambio de postura lo ha justificado Rufián tras la conversación telefónica mantenida este lunes entre los presidentes del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la Generalidad, Quim Torra, para acordar que los gabinetes preparen el orden del día del segundo encuentro de la mesa de diálogo pero sin mayor concreción. Falta la fecha, falta cerrar el contenido, pero ERC se precipitaba este martes en atribuirse el mérito de esta conversación desplazando a Torra de la ecuación. Un Torra que ahora podría estar barajando estar presente en esa mesa.

"No hace falta ser muy perspicaz para entender que esto es fruto del trabajo y de la reunión del otro día por parte de ERC. Esquerra hace que pasen cosas", ha presumido Rufián que, sin embargo, ha vuelto a insistir en que, pese a que valoran positivamente el interés del Gobierno respecto a la celebración del segundo foro de diálogo, no se avanzará en un posible acuerdo presupuestario hasta que no consigan la foto. "Para que haya un segundo acuerdo, se tiene que cumplir el primero", ha concluido.

El PDeCAT no ve tanta incompatibilidad con Cs

Aunque desde el bloque del PDeCAT aseguran que todavía no se han producido contactos formales con el presidente del Gobierno para tantear sus 4 posibles apoyos, el diputado de las siglas de JxCAT en el Congreso, Sergi Miquel, ha confirmado su pretensión de marcar perfil propio respecto a las directrices que marque el fugado Puigdemont desde Waterloo sobre los PGE.

Eso sí, Miquel ha querido advertir antes del inicio de estas conversaciones de que " si alguien piensa que nuestro apoyo va a ser más barato cae en un error de comprensión", ha dicho en rne en clara respuesta a los ataques vertidos desde ERC. El PDeCAT no "regalará" sus cuatro apoyos pero el diputado Sergi Miquel marca distancia con los de Junqueras afirmando que "si Cs pone como condición que no haya mesa de diálogo, será una incompatibilidad pero si son medidas de carácter económico o presupuestario, habrá que analizarlas".

A continuación