Puigdemont activa la fase de la confrontación: "Gobierno y Parlamento deben responder fuertes"

El fugado ha vuelto a reunir a los suyos, esta vez en Bruselas, para intentar recuperar la iniciativa de una respuesta ciudadana a la sentencia.

Esmeralda Ruiz

Presionado por la aparición de la nueva plataforma separatista, "Tsunami Democrático", creada para liderar la respuesta en la calle a la sentencia del Tribunal Supremo por el 1-0, el expresidente catalán fugado, Carles Puigdemont ha vuelto a reunir a los suyos, esta vez en Bruselas, para intentar recuperar la iniciativa en el operativo de acción radical de respuesta en la calle. Igual que la anterior cumbre en Ginebra, este segundo intento ha acabado sin concreciones. Sin un plan de ruta trazado pero sí con algunas consignas para consolar a los sectores más críticos del separatismo que ya no se conforman con un "lo volveremos a hacer".

"El movimiento independentista debe retomar la iniciativa. No solo defendernos y actuar en defensa propia sino también retomar la iniciativa social con movilizaciones y, política. El movimiento independentista, muy lejos de estar acabado y ser minoritario, tiene capacidad para retomar la iniciativa", ha dicho el fugado en la rueda de prensa conjunta que ha ofrecido con el presidente catalán, Quim Torra desde Waterloo donde ha destacado que la sentencia del Supremo pondrá fin a "un ciclo marcado por la represión". Un ciclo en el que, según él, "hemos estado obligados a defender la legitimidad de las instituciones".

Este segundo cónclave en Bruselas ha servido, además, para valorar junto a todo el grupo parlamentario de JxCAT, la posibilidad de optar por un adelanto electoral en Cataluña como una de las posibles respuestas a la sentencia. Un movimiento al que acompañaría una nueva candidatura del fugado. Puidemont ha dejado claro a aquellos sectores de su partido, más próximos a ERC y que apuestan por disolver el Parlamento para reforzar su mayoría, que sería una estrategia arriesgada. El fugado sabe que tiene las encuestas en contra, y que el verdadero plan de Oriol Junqueras pasa por asaltar la Generalidad y apartarle del control del Gobierno autonómico.

Por eso Puigdemont no solo ha descartado la posibilidad de volver a las urnas sino que le ha dicho a los suyos que la estrategia debería ir por empezar a consensuar una acción conjunta de respuesta al fallo del Supremo. "Las elecciones debilitarían las instituciones, y ante un ciclo que va a venir presidido por una condena al Gobierno y al Parlamento, ambas instituciones tienen que responder fuertes", ha dicho Puigdemont dirigiéndose a los consejeros del Ejecutivo catalán presentes en la rueda de prensa.

El propio Torra también ha querido insistir en la comparecencia en la posibilidad de volver a investir al fugado sin necesidad de adelantar elecciones, pudiendo coincidir en el tiempo con una hipotética inhabilitación del TSJC por el asunto de los lazos amarillos. Una sentencia que, en este caso, dice Torra no temer.

A continuación