Una edil de la CUP en Barcelona denuncia una agresión sexual

Maria Rovira relata el ataque en el diario Ara y critica los protocolos de actuación de los Mossos.

Pablo Planas (Barcelona)

A la una de la madrugada del pasado 2 de septiembre, la concejal y portavoz de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona, María Rovira, se dirigía a su casa absorta en el teléfono móvil cuando un individuo se abalanzó sobre ella por detrás, la inmovilizó y le tocó los genitales. La propia Rovira lo cuenta en exclusiva para el diario catalán Ara: "No lo escuché, creo que ni me vio la cara. Yo iba hablando por whatsapp. Me cogió y comenzó a tocarme los genitales. Cuando lo pienso me pareció que fueron cinco minutos, pero pudo ser menos. Se me hizo muy largo", relata la concejal.

Rovira se ha decidido a hacer pública su historia para "socializar el debate". En su opinión, el asalto sufrido es consecuencia de una estructura patriarcal y no se trata de casos aislados. Además, afirma que los Mossos no saben cómo afrontar estos delitos y que no la derivaron a ninguno de los servicios municipales dispuestos para ayudar a las mujeres que han sufrido violencia sexual.

La edil declara también que en un principio pensó que se trataba de su pareja, pero enseguida reparó en que él vive en Sabadell y no podía ser. Tras cometer la agresión, el hombre huyó perseguido por la concejal, que afirma que dio voces en demanda de ayuda, pero a esa hora, en la frontera entre los distritos del Ensanche y Gracia, no había nadie por la calle.

Tras avisar a su novio, amistades y a los Mossos, que acudieron a su casa, por la mañana denunció los hechos en comisaría: "Los agentes le preguntaron si habían intentado robarla. 'Me dijeron que un intento de hurto con violencia era un delito más grave que la agresión', explica con indignación", según el diario barcelonés.

En la información se adjunta una carta de Rovira en la que define el ataque como una "agresión machista".

A continuación