Colau se nos independiza y Ana Pastor ni se inmuta

Ada Colau fue protagonista del programa de Ana Pastor este domingo, en el día en que en Cataluña se celebraba una Diada a la que acudió la alcaldesa.

Pablo Molina

La alcaldesa de Barcelona ha tenido este año un protagonismo especial en el día de la comunidad autónoma catalana, al participar en las manifestaciones convocadas por los independentistas. Cada 11 de septiembre, como siempre sin tarjeta, los separatistas burgueses y los partidos de ultraizquierda se hermanan en el único sentimiento que comparten en plenitud: su odio a España. Ahí, naturalmente, tenía que estar Ada Colau, referente ético, político e intelectual de los podemitas catalanes y ejemplo a imitar por sus colegas del resto del Estado, puesto que para todos ellos España es una basura fascista, y la única realidad verdaderamente nacional, la de los pueblos que quieren su emancipación.

Colau tenía que estar en la manifestación independentista. Y Ana Pastor con Colau, porque a la periodista de La Sexta siempre la encontrarás en el lugar donde se produce la noticia. La entrevista a la alcaldesa podemier nos permitió comprobar la capacidad de los dirigentes de Podemos para hablar durante largos minutos sin decir nada coherente. Ahora bien, son minutos en los que repiten mucho "profundización democrática", "mayoría social", "derechos sociales" y "PP antidemocrático", conceptos todos ellos muy funcionales para que a los oyentes de progreso queden aturdidos pero con muchas ganas de votar.

Ahora bien, la entrevista de Ana Pastor anoche tuvo la virtud de mostrar hasta donde llegan los afanes independentistas entre la cosa podemier. Se acabó la emergencia social, la prioridad de la defensa de los de abajo, las hambrunas infantiles y la imperiosa necesidad de acabar con los recortes. Lo que de verdad importa, si eres un podemita camisa vieja, es que la burguesía catalana adquiera nuevos privilegios políticos para seguir robando impunemente como hasta ahora.

Colau es el buque insignia, pero detrás de ella van todos los dirigentes de Podemos sin excepción. En esta Diada hasta Diego Kañamero, el Niño de Mercadona, y Teresa Rodríguez, Kichita, han salido a la palestra para defender el derecho a independizarse de los catalanes, la primera preocupación de todo ciudadano andaluz como es bien sabido.

La entrevista de Ana Pastor a la Colau fue aún más aburrida que la conversación previa de la periodista con Iñaki Gabilondo, algo que no está al alcance de cualquiera. Sin embargo, desde ayer sabemos cuál es la escala de prioridades de los dirigentes de Podemos y qué es lo que pueden esperar de ellos los votantes que los jaleaban, creyendo que iban a defenderlos a ellos y no a los herederos del Clan de los Pujol.

A continuación