Colau apoya al PP para que el estadio del Espanyol albergue un partido de la selección española

Avala una propuesta del grupo municipal de los populares para que el combinado nacional dispute un partido oficial en Cataluña cuarenta años después.

Pablo Planas (Barcelona)

El próximo año puede ser histórico para la selección española de fútbol. La alcaldesa de Barcelona, la podemita Ada Colau, está de acuerdo en pedir a la Federación Española que organice un partido oficial de la selección en Cataluña, tal como reclama desde hace años el presidente del grupo municipal del PP, Alberto Fernández.

La selección nacional absoluta no juega en Barcelona desde el 17 de octubre de 1975, en partido que le enfrentó a Dinamarca. Según la concejala popular Ángeles Esteller, los Juegos del 92 propiciaron que el Camp Nou se llenara de banderas de España con la final de la selección olímpica contra Polonia, pero ese combinado nacional no era la "selección habitual". España ganó aquella final, pero las imágenes del estadio barcelonista en tal fecha son tabú para el nacionalismo. Demasiado entusiasmo y banderas nacionales.

Ahora, la comisionada de Deportes de la alcaldía, Marta Carranza, ha afirmado que tal clase de peticiones no suelen hacerlas los partidos políticos, sino las federaciones o los clubes, pero que puestos en contacto con la Federación Catalana de Fútbol -de signo separatista- se ha informado de que el RCD Espanyol había transmitido una propuesta a la misma para albergar un partido de clasificación para el Mundial. Como es obvio, la petición se había traspapelado.

La comisionada -que podría dejar de serlo en breve en virtud del pacto entre Colau y el PSC que otorga a los socialistas el área de Deportes entre otras- ha afirmado que el Ayuntamiento de Barcelona dará todo su apoyo a la iniciativa del retorno de la selección a Barcelona, pero que el estadio del club blanquiazul se encuentra en Cornellà. Consta que el Ayuntamiento de esa ciudad, que preside el socialista Antonio Balmón, apoya la reivindicación, pero el de El Prat, el histórico comunista Lluís Tejedor, todavía no se ha pronunciado. Su posición no es irrelevante, porque el campo se considera ubicado en Cornellà, pero una de las áreas invade el término municipal de El Prat y el nombre original del recinto es Estadio Cornellá-El Prat.

En el PP son escépticos a pesar del visto bueno de la alcaldesa, porque desde el mismo Ayuntamiento se advierte de que se deberán tener en cuenta costes tales como ampliar el servicio de los transportes públicos (el campo del Espanyol está al final de la línea azul del Metro), así como la seguridad y un operativo de tráfico que también afectaría a la capital catalana.

La pretensión del Espanyol es que en su recinto se celebre el España-Italia valedero para la clasificación del Mundial de Rusia. Colau no está en contra. El Ayuntamiento de Cornellá avala la petición del club, así como el PP de Barcelona. El club azulgrana, como era de esperar mira hacia otro lado, al igual que la Generalidad, pero se ha abierto un resquicio para que la selección española de fútbol pueda volver a Barcelona, o a su área metropolitana, cuarenta años después.

A continuación