PP y PSOE defienden la "normalidad" de la abdicación frente a las "algaradas"

El PP ha invocado a EEUU y su Constitución de 1787. El PSOE dice que el "sí" es consecuencia del "republicanismo" del partido.

Ketty Garat

Más corto y menos intenso que el del Congreso. Un debate de apenas tres horas y media, muy descafeinado, pero con una mayoría aún mayor que la conseguida en la cámara baja. El 90% del Senado aprobó este martes la Ley orgánica de Abdicación, que sancionará este miércoles el Rey. La norma fue aprobada por 233 votos, cinco en contra y veinte abstenciones. Los síes del PP, PSOE, UPyD, UPN y Foro Asturias que defendieron la lealtad al pacto constitucional frente a las algaradas de los discursos de la izquierda minoritaria, aunque ni siquiera de eso hubo. El show en la cámara alta se limitó a las escarapelas republicanas de los diputados de IU.

De los mayoritarios, y a falta de la intervención del Gobierno, el senador popular José Manuel Barreiro, defendió el turno en contra de los tres vetos presentados por los grupos de izquierdas, IU, ERC e ICV. Y comenzó citando a Mariano Rajoy en el debate de la semana pasada en el Congreso: "La abdicación es una condición necesaria pero no suficiente, porque necesita el trámite de las Cortes Generales y por eso es tremendamente importante que nos centremos en lo que venimos aquí a discutir". La ley orgánica de abdicación, "eso es lo que estamos discutiendo", defendió Barreiro, si bien "hay grupos políticos que han aprovechado este debate para tratar de introducir otros debates".

"Aprovecho, en nombre del PP y de una enorme mayoría de la sociedad, nuestro compromiso con el pacto constitucional. Nos reafirmamos en la lealtad a ese pacto constitucional, en la lealtad a la monarquía parlamentaria como forma preceptiva para la estabilidad del estado español", defendió el senador popular recibiendo una prolongada ovación de su grupo parlamentario.

Y advirtió que "siguiendo su argumentación, podemos llegar a un razonamiento absurdo porque en EEUU , que tienen una Constitución desde 1787, la mayoría del pueblo no ha votado esa constitución pero no se está cuestionando de forma continua esa fórmula". Añadió otros ejemplos como Noruega o Francia donde "la suya se hizo veinte años antes que la nuestra". Por ello, añadió: "Ese argumento no se sostiene".

Sobre las voces que claman por una "república catalana" en la que abordar, ya de paso, un referéndum sobre el modelo territorial, sólo añadió una 'cuña' al decir: "Miren ustedes por dónde en el territorio donde la Constitución tuvo un mayor apoyo fue en Cataluña: por encima del 90%".

Marcelino 'copia' a Mariano

Desde el PSOE, el portavoz parlamentario en el Senado, Marcelino Iglesias, defendió el mismo argumento que el del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy: la normalidad. Iglesias aseguró que "este proceso se inscribe en "la normalidad de una persona que se retira cuando ya ha cumplido 76 años; de quien entiende que ha llegado el momento de las generaciones posteriores", y añadió "normalidad" de que se produzca "en aplicación de una Constitución democrática" frente a las "algaradas, conflictos y conspiraciones palaciegas" de otras etapas de la Historia de España y que algunos pretenden.

En este sentido, defendió la defensa del pacto constitucional del 78 como el mejor argumento de los que se dicen y sienten republicanos. "Este no es un pleno par decidir sobre el modelo de estado, o para elegir entre monarquía y república. Lo que no es democrático es no cumplir las leyes. El verdadero espíritu del republicanismo es el verdadero sometimiento a la ley".

Pidió que "no se pueda aprovechar cualquier momento para no someternos a la ley. La ley se modifica por la ley. Y esta es la clave del republicanismo. El PSOE va a votar a favor de esta ley por sentido común". Y añadió que su voto favorable es una "consecuencia lógica de su republicanismo entendido como el imperio de la ley y porque somos una parte importante del consenso constitucional del que algunos ahora parecen querer descolgarse".

Montilla: "No cerrar en falso"

Algo distinto sonó el portavoz del PSC, José Montilla, que, en el Senado, se integra en el grupo de la Entesa catalana y no en el socialista. El ex ministro socialista consideró como "lógico" el debate republicano, pero pidió también serenidad.

"Creo que es lógico que se produzca el debate sobre la sucesión a la Corona y que se abran pasos voces que reclaman una solución republicana. Incluso me parece conveniente este debate porque no debemos cerrar en falso este proceso. Ahora bien, hemos de hacerla con rigor y sin dejarnos llevar por apriorismos", dijo en su intervención en el pleno de la cámara alta.

A continuación