El PNV desautoriza al diputado que utilizó la muerte en Treviño

El portavoz peneuvista aclara que "esa no es la posición oficial del PNV" y que "en ningún momento se puede ligar con lo ocurrido".

Ketty Garat

La polémica surgió a primera hora de la mañana tras las palabras del diputado del PNV, Emilio Olabarría. Tras no reconocer no tener "ni idea de lo ocurrido" en la localidad burgalesa de Treviño, dónde falleció una niña de tres años por negarse el Servicio Vasco de Salud a mandarle una ambulancia el pasado lunes.

Sin conocer lo acontecido, Olabarría no dudó en justificar lo ocurrido por las reclamaciones políticas del PNV. "La voluntad de los ciudadanos de Treviño es integrarse en Álava, en Euskadi. Desde luego, si esto se hubiese producido, si se hubiese respetado la voluntad del pueblo de Treviño, seguramente episodios de esta naturaleza se hubiesen podido evitar, o prevenir con más eficiencia".

Sus palabras no sólo dispararon las alarmas de los oyentes y presentes en los pasillos del Congreso sino del propio portavoz parlamentario del PNV. Finalizado el pleno, Aitor Esteban compareció en rueda de prensa para dejar claro que "En ningún momento hay que mezclar o ligar la situación actual administrativa de Treviño con lo que ha ocurrido".

Sin necesidad de ser preguntado por la cuestión, el portavoz peneuvista desautorizó a su diputado Olabarría de esta forma: "Si en algún momento algún representante del partido ha hecho declaraciones ligando ambas cosas, ésa no es la posición oficial del patido". Y "hablando como portavoz del grupo", "Pido disculpas si se ha podido producir alguna confusión en este sentido".

Olabarría, según fuentes del PNV, ha pedido disculpas tras la polémica y tras la reacción de su propio partido.

A continuación