El PSN, “muy cabreado”, acatará a Ferraz y no presentará moción de censura.

Ferraz no rebaja la posibilidad de la dimisión del líder del PNS. Más bien al contrario: "él sabrá si se ha sentido desautorizado".

Ketty Garat

Los ánimos están más que caldeados en la sede del PSN en Pamplona donde a las seis de la tarde comenzará un Comité Regional en el que se echará el freno a la moción de censura. La decisión del líder del PSN, Roberto Jiménez, se encontrará con múltiples voces críticas en un partido que se marcó como línea roja la permanencia de Yolanda Barcina en la presidencia navarra. Y ahora, la permanencia que se cuestiona es la propio secretario general de los socialistas navarros.

"Si dimite, es su decisión personal", dicen a Libertad Digital fuentes de Ferraz. "Él sabrá si se ha sentido desautorizado por la Ejecutiva", añaden como si quisieran marcarle el camino hacia la puerta de salida a “quien más se ha empeñado en presentar una moción de censura es él”. No recuerdan ya en la dirección federal del PSOE el apoyo inicial de la Ejecutiva a la moción de censura, hasta el punto de haber desautorizado a la número dos, Elena Valenciano, porque la Ejecutiva “respalda la decisión del PSN”. Hoy se justifican diciendo que "era una forma de meter presión a Barcina" para que abandonara la presidencia.

Desde el miércoles por la noche Roberto Jiménez se sabe en la cuerda floja. Minutos antes del comunicado de la Comisión Ejecutiva Federal, el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, le comunicó la decisión por teléfono, cuentan a este diario fuentes cercanas. Aunque en los últimos días ha sido personalmente Alfredo Pérez Rubalcaba quien se ha comunicado con su representante en la Comunidad Foral. El número tres del PSOE le apeló al "derecho a decidir de la mayoría en un partido democrático" y le insistió en que lo quedaba otra salida que acatar la decisión. Presionado por los rumores crecientes sobre una posible expulsión, Jiménez le contestó diciendo que así sería, pero le manifestó el "enorme cabreo" de un PSN que hoy se siente contra las cuerdas.

Un malestar que pudo pulsar Libertad Digital de fuentes de la Ejecutiva socialista navarra, que sostienen que "no habrá moción", que "Roberto Jiménez no incumplirá el mandato de Alfredo" , pero también, que no entienden la situación en la que quedan los socialistas navarros tras haber sido respaldados inicialmente por la misma dirección federal del PSOE que hoy prohíbe la moción. "No entienden lo que está sucediendo en Navarra. Nos echan a los pies de los caballos".

Otras fuentes del PSOE, antaño de la Ejecutiva, minusvaloran lo ocurrido en Navarra y no entienden los "tejemanejes de Alfredo" porque este asunto "tiene más beneficio para el PP, que coste para nosotros". Aunque "también es verdad que no podemos darle hecha al PP la campaña de las europeas".

A continuación