Rubalcaba maniobra con Miguel Sanz para vengarse de Barcina

Las presiones del PSOE se producen en dos sentidos. Al PSN, para frustar la moción; a UPN, a través de Miguel Sanz y su hilo directo con Rubalcaba.

Ketty Garat

Quedan 24 horas. Un día para que el Comité Regional de los socialistas navarros tomen la decisión, y las presiones de la dirección federal del PSOE para evitar una moción de censura se mueven en dos direcciones. Por un lado, hacia el PSN en el sentido de recordarle al líder navarro, Roberto Jiménez, quién manda realmente en el PSOE. A este objetivo se debería el comunicado emitido a última hora de la noche de este miércoles. La providencia socialista reformulaba el refranero: "Roberto propondrá y Rubalcaba decidirá". Pero ya hay quien, dentro de la Ejecutiva de Ferraz, deja caer que "si Jiménez presenta la moción de censura, está fuera del PSOE. Tendrá que ser expulsado".

Tal y como adelantó Libertad Digital, la intención de Rubalcaba de descabezar a Jiménez ya pasó de las palabras a los hechos al mandar a su emisario, Antonio Hernando, a Navarra a buscar posibles aspirantes de cara a un relevo interno. La cuestión ahora es si el relevo se produce "con tiritas o de forma radical". Fuentes socialistas consultadas por LD, se decantan por la primera opción habida cuenta de que "no habrá moción de censura" y Roberto Jiménez "acatará lo que diga el partido y lo que diga Rubalcaba". Y enmarcan estas amenazas de expulsión en "un farol en clave interna para acorralar a la ejecutiva regional que tendrá que tomar la decisión este miércoles".

Añaden que la posición de Rubalcaba es "tajante", "muy firme" en que no se presente la moción de censura en el parlamento Foral. Y así se lo hizo saber a los suyos el pasado lunes en Ferraz 70. De acatar esta firmeza de la dirección federal, el problema lo tendría Roberto Jiménez, en entredicho tras recular en su voluntad de "echar a Yolanda Barcina" si la presidenta navarra no se iba. "Su única salida es irse a su casa. Dimitir", dicen fuentes navarras que apelan por un PSN "desesperado" y "un líder insostenible" que perdió 20.000 votos en los últimos comicios y que hoy "no llegaría a los 6 o 7 escaños" de los nueve actuales y que "está mandando al abismo a los suyos".

Miguel Sanz y Rubalcaba

Las otras presiones, que relatan fuentes parlamentarias navarras se dirigen a UPN, pero a través de su presidente de honor, Miguel Sanz, con quien estaría hablando directamente el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. A sabiendas de que las relaciones entre Sanz y Barcina son "mejorables", "el PSOE está utilizando a Miguel Sanz para forzar un adelanto electoral en Navara". Ahí se enmarcaría la petición que este lunes hizo el propio Sanz en el Comité Ejecutivo de UPN de pedir "un adelanto electoral", tras manifestar que "tengo información fidedigna de Madrid". Unas relaciones que, de momento, no han sido desmentidas por Ferraz donde sí se hacen eco de que "cargos de UPN nos llaman a nosotros para contarnos lo que está ocurriendo en Navarra".

No en vano, el hilo directo entre Sanz y Ferraz viene de lejos desde que en 2007 se alcanzó el llamado 'pacto de gobernabilidad' de Navarra entre UPN y PP que acabó provocando la ruptura en el hermanamiento de PP y UPN en los presupuestos generales de 2008.

La petición de Sanz se fundamenta en la idea que los "enemigos de Barcina, que los hay" dejan caer estos días en los círculos ajenos a su dirección: "Si con ella no se puede pactar, sacrifiquémosla". Idea que argumentan visualizando "un escenario imposible" hasta las elecciones de mayo de 2015 habida cuenta de que la presidenta "no va a adelantar las elecciones". Y añaden: "No será lo mejor para ella, pero sí para UPN".

Una "campaña de acoso y derribo" contra Barcina cuya intención es "aprovecharse de la división existente" en una formación que eligió a su actual presidenta hace un año por cerca del 51% de los votos, y que "barrió de su ejecutiva a todos los críticos". Perdedores que "hoy están frustrados por no haber obtenido lo que querían". Una campaña en la que estarían participando abiertamente varios cargos de la dirección federal que desde el este martes dejan caer el nuevo mantra del PSOE "No hablaremos con Yolanda Barcina". Lo dijo Óscar López verbalizando el "intento por debilitar" a la presidenta navarra, según denuncia UPN.

"Navarra nos está jodiendo la campaña"

Entretanto, las ansias porque la tormenta navarra pase cuanto antes no son menores en Ferraz. Hay malestar entre los cargos del partido porque el PSN se está convirtiendo en "la piedra en el zapato de Elena Valenciano" y "esto nos está jodiendo la campaña europea". A tener en cuenta que las palabras de la cabeza de lista a los comicios comunitarios "No iremos con Bildu ni a la vuelta de la esquina" provocaron la división en el PSOE y motivaron la escalada verbal de Roberto jiménez: "Aquí el PSOE soy yo".

El PP: "Que Rubalcaba ponga orden"

Desde el PP, el secretario general del grupo parlamentario, José Antonio Bermúdez de Castro, denunció este miércoles "la división y la confusión que existe en el PSOE" porque "algunos dirigentes del PSOE están diciendo que no van a pactar con Bildu" y por otro lado, "parece que hay conversaciones soterradas "hay que aclararse porque Navarra no puede quedar nunca en manos de Bildu".

En declaraciones a Libertad Digital, Bermúdez de Castro quiso mandar un mensaje sea directo para el secretario general del PSOE: "Si el señor Rubalcaba es el líder del PSOE, tendrá que ejercer ese liderazgo. Le reclamamos que ponga orden, que no traicione sus principios y renuncie a poner una moción de censura que sólo puede prosperar con el apoyo de Bildu".

Sobre la negativa del PP navarro a participar en la ronda de contactos iniciada por el PSOE navarro, la dirección del grupo parlamentario popular respalda absolutamente a sus compañeros en el Parlamento Foral: "Por supuesto, porque nosotros entendemos que la presidenta Yolanda Barcina ha dado ya explicaciones claras, y hablar de corrupción en Navarra es sólo una excusa para intentar cambiar el Gobierno de Navarra. Está absolutamente injustificado".

A continuación