El PSOE pasa del optimismo: "Rajoy lleva a los españoles al abismo"

Rubalcaba pedirá un impuesto a los ricos y un rescate fiscal: exención de IRPF a parados, pensionistas e ingresos menores a 16.000 euros.

Ketty Garat

Los socialistas se resisten a dejarse llevar por el optimismo esbozado este martes por el presidente del Gobierno. Retomando uno de los titulares de prensa de hace dos años -"España al borde del abismo"-recordado por Mariano Rajoy, la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, denunció que el discurso del jefe del Ejecutivo es "irresponsable y está alejado de la realidad" y con él, Mariano Rajoy "lleva a los españoles al abismo".

La portavoz socialista se mostró especialmente molesta con el ánimo del presidente del Gobierno: "Lo que no cabe duda es que el presidente está contento y satisfecho, derrama satisfacción por sus políticas". Y añadió una pregunta: "No se si hubiera atrevido a ir a una oficina del INEM, a una universidad o a una escuela pública a decirles que está contento".

Soraya Rodríguez también denunció que la promesa de bajada de impuestos del presidente del Gobierno "suena mucho a campaña electoral". Según adelantan fuentes socialistas, ésta será una de las ideas fuerza que el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba esbozará en su discurso a las cuatro de la tarde, con varias peticiones en materia impositiva:

Una reforma fiscal completa: con un nuevo impuesto sobre la riqueza y un"rescate fiscal" para que no paguen IRPF los parados, pensionistas o trabajadores con hijos que cobren menos de 16.000 euros al mes.

Según adelantan dichas fuentes, el líder del PSOE "será duro, a tpono con el ánimo de los españoles" y centrará su intervención en "la situación que están sufriendo los ciudadanos por culpa de las políticas injustas del gobierno: sufrimiento y desigualdad". Otro eje será el de las libertades, en el que volverá a plantear "la frontal oposición a la reforma de la ley del aborto".

Sobre Cataluña y las palabras de Rajoy sobre la consulta soberanista, Rubalcaba le exigirá a Rajoy abandonar su postura "de dejar que pase el tiempo" y volverá a plantear como solución la reforma de la Constitución en clave federal que propone el PSOE.

A continuación