Play

Casado no da un paso atrás contra Vox y reivindica su discurso de la moción como estrategia política

Convoca una convención nacional para "que vuelvan los que se han marchado".

Míriam Muro

Mañana intensa en Génova 13. Pablo Casado cambia de sede pero no de estrategia política. Tras haber sufrido una dura derrota en Cataluña y con su labor cuestionada, el líder del PP ha presidido este martes la reunión de su Comité Ejecutivo Nacional.

Un encuentro en el que Casado ha anunciado que se mudan, que dejan Génova 13 para intentar enterrar el pasado relacionado con Luis Bárcenas. Pero no solo eso, también ha avanzado que van a convocar una convención nacional del partido para este otoño con la intención de que "vuelvan los que se han marchado".

Eso sí, Casado quiere que sus exvotantes regresen al PP sin que él cambie su estrategia política. Porque si este martes ha dejado algo claro el líder popular es que no da un paso atrás, que no modifica su rumbo de "giro al centro" y de continuos ataques a Vox.

Sin cambios en su línea política

El líder del PP ha insistido en su apuesta por la "centralidad" y se ha reafirmado de forma rotunda en su discurso de la moción de censura de Vox contra Pedro Sánchez que supuso la ruptura con los de Santiago Abascal.

"Debemos mantener nuestra punta de compás donde ha estado siempre, pero abriendo más los brazos para albergar a más gente, vengan del proyecto político que vengan, siempre que compartan los principios y valores constitucionales y europeístas", ha asegurado durante su intervención.

Tras ello, Casado ha llegado a afirmar que "debemos mantener el rumbo. Las velas están bien orientadas, habrá veces que soplará menos viento, o que haya peor oleaje, pero tenemos el mejor barco de toda la política española y la mejor tripulación que sois vosotros".

El discurso de la moción

El líder del PP también ha reivindicado claramente su discurso en la moción de censura que ha dicho es "la hoja de ruta de nuestro proyecto de centro derecha moderado y transversal". "Debemos seguir en la centralidad y hacer que España lo esté, para que las elecciones vuelvan a ganarse ahí y no en los extremos. Ni queremos ganar en la radicalidad, ni a España le serviría de nada que ganáramos desde la esquina de un campo de batalla", ha sentenciado en un mensaje velado a Vox.

Pero no lo ha dejado ahí, también ha asegurado que "el rupturismo, de los radicales a izquierda y a derecha no es mayoritario pero está organizado y activo; por eso debemos activar y organizar a la mayoría silenciosa moderada y reformista". Según Casado, "lo cómodo ahora sería sumarse a las estrategias extremistas que están destruyendo nuestra convivencia y dar rienda suelta a la polarización y a la confrontación por un puñado de votos. Pero el Partido Popular no busca eso, no existimos contra ningún español, sino a favor de todos".

"No podemos tener ni un minuto más a todo el país dedicado a resolver los problemas que le crean los peores, los que han decidido militar en el bloque de la ruptura, los que pretenden romper nuestros mejores anclajes de democracia liberal, sociedad abierta, europeísmo reformista, monarquía Constitucional, estado de derecho y autonómico", ha zanjado el líder del PP.

Y en otro mensaje a Vox, Casado ha advertido que "el PP es el partido de la cabeza y el corazón, no de las vísceras. De los hombres y mujeres que ni gritan ni tienen miedo. Somos la única alternativa a este nefasto gobierno, y debemos garantizar un cambio tranquilo y afrontar los desafíos de una España que sale de la pandemia con profundas heridas", ha continuado.

A continuación