El PP espera una fuga de cargos de Cs por la "debilidad" de Arrimadas

Según explican miembros del PP, las elecciones catalanas marcarán un "punto de inflexión" ​​​​​​ en la marcha de miembros naranjas.

Míriam Muro

La ya exdirigente de Ciudadanos, Lorena Roldán, fue la primera pero en Génova creen que no será la última. En las filas del Partido Popular esperan que representantes naranjas, especialmente cargos intermedios, llamen en los próximos meses a su puerta.

Según explican miembros del PP, las elecciones catalanas marcarán un "punto de inflexión" en esta "fuga de cargos" de Cs. Las encuestas apuntan a que la formación de Inés Arrimadas, que ahora tiene 36 representantes en el Parlamento de Cataluña, podría perder la mitad de sus diputados autonómicos.

"Las urnas dejarán a Arrimadas en una situación de debilidad aún mayor de la que ya tiene", explican desde el PP. "El PP vivió en otro tiempo fugas y eso se ha dado la vuelta. No solo es un proyecto que crece sino que es capaz de incorporar personas de distinta procedencia" , aseguraba el dirigente catalán del PP y candidato a las próximas elecciones en esa comunidad, Alejandro Fernández, en una entrevista en RNE. Lo decía minutos antes de anunciar el fichaje de la dirigente del partido de Manuel Valls, Eva Parera.

Sobre la "fuga" de Lorena Roldán también ha hablado este lunes en una entrevista en Telecinco Inés Arrimadas. Visiblemente molesta, la líder de Cs ha afeado a Roldán su marcha: "De una persona que está defendiendo a muerte a Ciudadanos y atacando al PP un día y, al siguiente se va al PP, no tengo mucho más que decir".

Andalucía y Madrid

Pero no solo en Cataluña. En Andalucía, por ejemplo, el partido de Arrimadas se descompone entre batallas internas. La relación entre la cara visible de Cs en esa comunidad, Juan Marín, e Inés Arrimadas tampoco es la mejor, según confirman representantes naranjas en esa comunidad.

Lo que descartan en Génova es que esos movimientos y el deterioro en Cs tengan consecuencias en sus Gobiernos autonómicos. Creen que la debilidad de Arrimadas no le dejará margen de maniobra.

Sin embargo, en el PP de Madrid sí que hay cierto temor de que la mala situación de Ciudadanos haga cambiar de opinión al dirigente naranja en la región, Ignacio Aguado, sobre una moción de censura contra la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

A continuación