Los Mossos acometen el desalojo de la 'rave' después de 36 horas de ridículo e incompetencia del gobierno catalán

Trapero y el consejero, desaparecidos; un jefe policial declara que ayer pidieron a los organizadores que acabaran, pero "no nos hicieron caso".

Pablo Planas (Barcelona)

Esperpento mayúsculo en la rave de Llinás del Vallés, en Barcelona. Los Mossos han comenzado el desalojo a las doce del mediodía, después de 36 horas de juerga. La dirección policial se escuda en que la consejería de Salud, que depende de ERC, no les había facilitado un protocolo para actuar con los sujetos que participan en la fiesta.

El comisario David Boneta, jefe de la Comisaría de Coordinación Territorial, es el mando que está dando la cara y quien dijo que si no desalojaban la rave es porque no sabían "qué protocolos seguros debemos seguir". También ha llegado a afirmar en la emisora Rac 1 que ayer varios mossos pidieron a los organizadores que suspendieran la fiesta pero que "no nos hicieron caso".

Mientras tanto, cientos de personas, algunas venidas de Francia, Italia y Holanda, participaban en la fiesta ajenos a la bronca política y social que está generando el ejercicio de incompetencia de los mandos policiales y políticos de los Mossos d'Esquadra. Los vecinos de Llinás que han denunciado la rave se quejan de la pasividad policial, en las redes se destaca el contraste entre las restricciones a bares y restaurantes y el cierre de las discotecas con la fiesta que aún continúa después de casi cuarenta horas, así como el hecho de que no están permitidas las reuniones de más de seis personas mientras los Mossos permiten una celebración que ha llegado a agrupar a más de mil personas sin mascarillas ni medidas de distancia.

Trapero y Sàmper, desaparecidos

El jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y el consejero de Interior, el posconvergente Miquel Sàmper, todavía no han dado señales de estar al tanto del asunto mientras partidos como Ciudadanos o los comunes aseguran que la rave demuestra la inoperancia del gobierno autonómico, sumido en batallas intestinas entre Junts per Catalunya y ERC. El presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, ha asegurado que algo así en Francia no pasa porque hay más rigor en la aplicación de las medidas. Las patronales del ocio nocturno han asegurado que denunciarán a la Generalidad.

PCR sólo a los que presenten síntomas

La consejería de Salud ha instado a los Mossos a realizar pruebas PCR sólo a quienes presenten síntomas del coronavirus, aunque muchos de los asistentes de lo que presentan síntomas es de estar bajo la influencia del alcohol y toda clase de estupefacientes. Muchos de los participantes estaban al mediodía descansando en sus furgonetas y caravanas, por lo que la acción de desalojo no ha presentado mayores problemas.

Unas cincuenta personas permanecían bailando en el interior de la nave a una temperatura inferior a los cero grados. El propósito policial es clausurar el espacio e impedir la reanudación de la rave. El comisario Boneta ha asegurado que se identificará a todos los participantes.

Médicos y políticos de la oposición exigen duras sanciones para los participantes así como explicaciones por la cruda muestra de inoperancia del gobierno de la Generalidad. Durante el día y medio de caos, el comisario Boneta ha llegado a decir que no se actuaba para "evitar males mayores" y que los Mossos estaban aplicando los criterios de "congruencia, oportunidad y proporcionalidad". Es decir, las mismas excusas que cuando el referéndum ilegal del 1-O.

A continuación