Los malos datos de la pandemia en Cataluña ponen en duda la desescalada navideña

Suben el índice de contagio, el riesgo de rebrote y contagios tras presumir la Generalidad de haber contenido la segunda ola más rápido que Madrid.

Pablo Planas (Barcelona)

Los datos epidemiológicos en Cataluña muestran una tendencia al recrudecimiento de la pandemia del coronavirus. El índice de contagio ha pasado del 0,94 al 1,11 (cien personas contagian ahora a 111), sube también el riesgo de rebrote de 181 hasta 219 puntos y en las últimas 24 horas se han detectado 1.911 casos, mil más que el lunes. El número de muertos notificado este martes es de 39, lo que eleva la cifra total en Cataluña hasta los 16.432 fallecimientos.

En cuanto a la situación hospitalaria, la Consejería de Salud informa de que han aumentado el número de pacientes ingresados en las unidades de cuidados intensivos, que son 351, siete más que el lunes. En cambio, disminuyen los pacientes ingresados en planta, que son 1.511, ocho menos que 24 horas antes.

Los responsables sanitarios se resisten a atribuir todavía el aumento de los contagios y los índices a los desplazamientos y aglomeraciones registrados durante el puente de la Constitución y la Purísima. Creen que el efecto multiplicador de esas fechas no se refleja aún en las estadísticas, con lo que la situación podría ser más grave.

53 muertos en la residencia de Tremp

Destaca, por otra parte, la situación de la residencia de ancianos de Tremp (Lérida), donde han muerto ya 53 residentes, el 37% de los internos. Hoy ha trascendido a través de El Periódico que la consejería de Salud tardó diez días en ordenar la desinfección de las instalaciones. El primer caso se conoció el 19 de noviembre y no se ordenó la desinfección hasta el día 29. El departamento que dirige la republicana Alba Vergés y los responsables de la entidad eclesial que rige la residencia, la Fundación Jaume Fiella se culpan mutuamente del desastre.

La negativa evolución de la pandemia pone en cuestión el plan de desescalada navideño elaborado por la Generalidad, aunque ayer mismo se decidió que las tiendas de los centros comerciales podían abrir con una capacidad de hasta el 30% del aforo y que a partir del próximo viernes el confinamiento perimetral de fin de semana pasa de municipal a comarcal.

La Generalidad confía en poder mantener los planes navideños de abrir la región a la entrada y salida de personas por motivos de reagrupación familiar o con allegados a partir del día 23. También se mantiene, de momento, el número de diez personas, contando también los menores de 14 años en las reuniones familiares, y la reducción del toque de queda los días festivos de la Navidad

Cuando se decidieron estas medidas, el índice de transmisión era del 0,89 y la Generalidad apuntaba que si sobrepasaba el 0.90 habría que abortar la desescalada. En aquel momento, el 2 de diciembre, el vicepresidente regional en funciones de presidente, Pere Aragonès (ERC), inflaba el pecho en el "Parlament" diciendo que en Cataluña se había contenido la segunda oleada tres veces más rápido que en Madrid gracias a medidas como el cierre de bares y restaurantes durante un mes.

Puigdemont cancela su asamblea en Francia

Por otra parte, el prófugo Carles Puigdemont ha decidido suspender la asamblea del Consell per la República que había convocado para el día 19 en la localidad francesa de Argelés ante el empeoramiento de la pandemia en Cataluña y las restricciones de movilidad en Francia. El expresidente de la Generalidad pretendía celebrar una reunión presencial con todos los diputados separatistas, los de su grupo, Junts per Catalunya (JxCat) y también los de ERC y la CUP.

A continuación