Interior rectifica y ordena ahora vigilar a los miles de inmigrantes que viajan a la península

Fuentes policiales confirman a LD que, desde el pasado viernes, tienen orden de controlar a todos los sin papeles que salen de Canarias.

Sandra León

El escándalo del traslado de inmigrantes a la Península empieza a tener sus primeras consecuencias. A diferencia de lo que había ocurrido hasta ahora, fuentes policiales confirman a Libertad Digital que los agentes destinados en Gran Canaria han recibido la orden de empezar a controlar a todos los sin papeles que llegan al aeropuerto de Las Palmas con intención de embarcar en alguno de los vuelos con destino a la península. El resultado es que, desde el pasado viernes, "decenas de inmigrantes se han quedado en tierra y alguno incluso ha sido detenido por falsedad documental".

Con el fin de reducir el flujo de salida, Interior ha instado a aplicar a rajatabla las restricciones sanitarias. Así, según fuentes policiales y de la Guardia Civil, lo primero que se ha hecho es vigilar que todos los pasajeros "cumplen los criterios del estado de alarma por los cierres perimetrales". Es decir, se comprueba que viajan por una causa justificada de entre las que se contemplan en los decretos de cada comunidad autónoma de destino, algo que hasta ahora no se controlaba de ninguna manera.

De esta forma, los únicos que pueden viajar sin problemas a cualquier punto de España son los inmigrantes acompañados por la Cruz Roja que, tal y como desveló LD, cuentan con un salvoconducto del Ministerio del Interior. El resto se han quedado en tierra, aunque está por ver qué pasará en los próximos días, ya que este lunes, por ejemplo, se han levantado las restricciones por la pandemia de coronavirus en la Comunidad de Madrid.

Por otro lado, también se ha ordenado comprobar los pasaportes de todos los inmigrantes que viajan por su cuenta y que suelen ser magrebíes. Muchos de ellos vienen a España documentados, sabedores de que la pandemia dificulta su repatriación, puesto que eso les permite moverse libremente hasta que tengan una orden de expulsión. Otros, sin embargo, tratan de viajar "con el pasaporte de algún compatriota que se le parece bastante" y es esto último lo que ha provocado que un número indeterminado de inmigrantes haya sido detenido a lo largo del fin de semana gracias a los controles que, ahora sí, ha ordenado Interior.

"Estos días el aeropuerto es una locura de gente trabajando: UIP (Unidades de Intervención Policial que hacen labores de antidisturbios), UPR (Unidades de Prevención y Reacción) Extranjería de Madrid y de aquí...", aseguran las fuentes consultadas por Libertad Digital. Los agentes llevan meses reclamando un control más exhaustivo que, sin embargo, no ha llegado hasta que la polémica parece haber salpicado de lleno al departamento que dirige Grande Marlaska.

Según desveló el viernes este periódico, sólo Cruz Roja habría trasladado ya a la Península a más de 3.000 inmigrantes. A esta cifra habría que sumar un "elevadísimo número" de sin papeles que habrían viajado por su cuenta en los últimos meses ante la ausencia de control policial. LD ha podido confirmar que los vuelos han sido constantes desde, al menos, el pasado 6 de octubre, pero aún son muchas las incógnitas que rodean a estos traslados.

El subdirector de inclusión de Cruz Roja, José Javier Sánchez Espinosa, se ha desvinculado del viaje a Granada de más de 200 inmigrantes repartidos en tres vuelos. También de la llegada a Valencia de más de 400 sin papeles que denunció el Sindicato Unificado de Policía. "Nosotros no tenemos capacidad de poder reservar en un vuelo 75 personas", aseguró el portavoz de Cruz Roja. Si una de las mayores ONG de nuestro país no tiene capacidad... ¿Es factible pensar que 75 inmigrantes se han puesto de acuerdo para sacar por su cuenta un billete en el mismo avión? PP, Vox y Ciudadanos ya han solicitado la comparecencia de Marlaska para tratar de arrojar luz a este enigma.

A continuación