Protección de Datos expedienta a los institutos catalanes que preguntaron a sus alumnos si eran o no independentistas

También interrogaron a estudiantes de ESO si se sentían catalanes o españoles y si sus amigos eran catalanes o "de otros países no catalanes".

Pablo Planas (Barcelona)

La Autoridad Catalana de Protección de Datos (APDCAT) ha abierto un expediente sancionador a la Universidad de Lérida y a los institutos Eduard Fonseré (Hospitalet de Llobregat), Numància (Santa Coloma de Gramenet), Intermunicipal (San Sadurní de Noya), Pablo Picasso (Barcelona), Ermesenda (Gerona), Terra Roja (Santa Coloma) y El Morell (El Morell). El motivo, una encuesta ideada por la Universidad de Lérida, impulsada por la Generalidad y financiada por el Ministerio de Economía en la que se interrogaba a estudiantes de 2º, 3º y 4º de la ESO sobre sus preferencias políticas, si eran o no independentistas, si sus amigos eran catalanes "o de otros países" y si se sentían más catalanes o españoles.

La encuesta se llevó a cabo en noviembre del año pasado y fue denunciada por la Asamblea por una Escuela Bilingüe, que destacó que estaba dirigida a estudiantes de familias migrantes, era de carácter nominal y pretendía ser un estudio sobre la adaptación lingüística e integración cultural de los alumnos. También se les interrogaba sobre si habían mantenido las costumbres de sus países de origen o a qué cultura se habían adaptado, si la catalana o la española, como si fueran incompatibles.

La encuesta fue cancelada ante el escándalo generado por la denuncia, pero Protección de Datos recogió la queja de la Asamblea por una Escuela Bilingüe y de un grupo de padres del instituto de El Morell, en la provincia de Tarragona. Ahora ha emprendido un expediente sancionador al departamento de Lengua y educación de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Lérida por la posible comisión de cinco infracciones: recogida desleal de datos; no hacer efectivo el derecho de información en la recogida de datos; no haber efectuado un análisis de riesgos; no haber efectuado una evaluación del impacto relativa a la protección de datos y no haber permitido al figura del delegado de protección de datos en un proyecto tan controvertido.

Castigados hasta acabar la encuesta

La encuesta, además, no tuvo carácter voluntario. Los alumnos difícilmente se podían negar dado que quienes solicitaban el consentimiento para su realización eran los profesores de los institutos. En el instituto El Morell a los menores que protestaron, se les impidió incluso la salida al patio hasta que la hubieran finalizado, afirma la Asamblea por una Escuela Bilingüe.

La entidad apunta además que el trabajo de la Universidad de Lérida "conculca los derechos a la libertad ideológica y a la intimidad de los alumnos menores de edad y traspasa todas las líneas rojas en materia de protección de datos" y subraya que "no se puede obviar que la realización de este sectario y tendencioso cuestionario fue posible gracias a la autorización de la consejería de Educación, los Servicios Territoriales de Educación, directores de centro y profesores. Todos ellos, a pesar de tener conocimiento de la encuesta y de su contenido, no impidieron ni denunciaron su realización".

A continuación