Play

Abascal avisa en Barcelona de que el mayor enemigo de la Constitución es el Gobierno de ETA y los golpistas

Vox celebra el 42 aniversario de la Carta Magna en la plaza de San Jaime, "con el pueblo traicionado por el golpismo".

Pablo Planas

Vox ha conmemorado el 42 aniversario de la Constitución en un acto multitudinario en la plaza de San Jaime de Barcelona, frente a los edificios que albergan la Generalidad y el Ayuntamiento. Santiago Abascal ha alertado de que "por primera vez recordamos la Constitución con la ETA y el golpismo separatista incorporados a la dirección del Estado, tal como ha reconocido el vicepresidente segundo del Gobierno".

El líder de Vox afirmó que "el mayor enemigo de la Constitución es el Gobierno apoyado en el comunismo sectario, el golpismo separatista y la ETA" y recordó que Arnaldo Otegi declaró en TV3 que "no se veía un Gobierno así desde la Segunda República". "Si para Otegi este es el mejor Gobierno en ochenta años, para millones de españoles sólo puede ser el peor Gobierno en ochenta años" añadió Abascal.

También apuntó que "hoy estamos en un acto de alerta, un acto que representa una advertencia del peligro que corre la Constitución a manos de aquellos que tendrían que cumplirla y defenderla". Abascal considera que "el golpe de Estado separatista sigue activo, estamos en un proceso de ruptura constitucional" y que el Gobierno "está aprovechando la epidemia para pisotear derechos y libertades".

Además, reafirmó que "este es un Gobierno ilegítimo y mentiroso porque llegó al poder de manera legal, pero no es legítimo porque no es legítimo mentir y Sánchez dijo que no pactaría con separatistas y proetarras".

El acto de Vox concluyó con el Himno Nacional. Un centenar de separatistas y antisistema intentó reventar la celebración del partido de Abascal, pero los Mossos d'Esquadra les cortaron el acceso a la plaza de San Jaime.

Por otra parte, Ciudadanos conmemoró la Constitución en Barcelona con un coloquio entre Carlos Carrizosa e Inés Arrimadas en el que glosaron la Carta Magna y denunciaron los constantes incumplimientos del Gobierno independentista de la Generalidad y también del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

El PP aprovechó la efeméride para pedir el cambio de nombre de la plaza de los Países Catalanes de Barcelona por el de plaza de la Constitución y se comprometió a registrar la petición de manera formal en el Consistorio dirigido por Colau.

A continuación