Casado alerta ante la posibilidad de que Sánchez trate de "sortear" la decisión del Supremo

Casado responde a Rufián que este jueves anunció que comenzaba una "nueva era" con los PGE: "Lo que ha comenzado es un nuevo erial".

Míriam Muro

Tras el anuncio del Tribunal Supremo de revocar el tercer grado penitenciario concedido por el departamento de Justicia de la Generalidad de Cataluña a los 9 separatistas condenados por sedición, en el Partido Popular temen ahora que el Gobierno trate de "sortear" esta decisión por la puerta de atrás. Los populares avisan de que van a estar vigilantes para que Pedro Sánchez no busque ahora la forma de beneficiar a los separatistas con indultos o una reforma del Código Penal a su medida.

Este viernes, Pablo Casado ha vuelto a desplazarse hasta Cataluña para visitar a los presidentes de cofradías de pescadores de Gerona, y desde allí, ha pedido al Gobierno y a los demás partidos que "respete" la decisión del Supremo y que no intenten "sortearla".

Casado, que ha realizado esta visita junto al presidente del PPC, Alejandro Fernández, ha indicado que el Supremo "ha dejado muy clara cuál es la posición con respeto a las medidas que se habían adoptado por la Generalidad y los tribunales de Vigilancia Penitenciaria".

"Es al Supremo al que le corresponde la última palabra. Hoy la ha tenido, la respetamos y le pediría al Gobierno y a todos los partidos que hicieran lo mismo y no intentaran sortear las decisiones de un tribunal que es garante, no solo de la ley, sino de la propia democracia que nos iguala a todos", ha sentenciado.

Responde a Rufián

En una rueda de prensa, Casado se ha referido una vez más a los Presupuestos Generales del Estado de Pedro Sánchez aprobados este jueves por el Congreso. "Son los más caros de la democracia", ha asegurado.

Tras ello, ha respondido a las palabras del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que este jueves aseguraba que estas cuentas públicas inauguraban una "nueva era". "Lo que ha comenzado es un nuevo erial, igual que el que nos dejaron en 2011. Paro, déficit, deuda y depresión económica".

A continuación