Play

Sánchez dice que "no nos van derribar con fake news" y augura a la derecha una "derrota estrepitosa como en EEUU"

El presidente defiende en el Senado su pacto de PGE y utiliza su tono más chulesco para arremeter contra PP, Cs y Vox.

Ketty Garat

El pacto presupuestario con Bildu ha sido el hilo conductor de la sesión de control en el Senado en la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha seguido a pies juntillas la estrategia de Moncloa de no hablar del pacto con Bildu, hoy ya ni siquiera para negar su existencia.

A la pregunta del portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, en la sesión de control del Senado, Sánchez se mofó de él por interpelarle por un pacto con Bildu: "¡Qué mala suerte que la primera sesión de control en la que estoy tenga usted que preguntarme precisamente por esta cuestión!", señaló en referencia velada al apoyo de Bildu que obtuvo Maroto a sus Presupuestos siendo alcalde de Vitoria.

Maroto se defendió preventivamente calificando de fake news la acusación y pidió al presidente que "consulte a los periodistas y consulte la hemeroteca". Y extendió la pregunta a "sus señorías socialistas de Extremadura: ¿Ustedes también van a ir a por una pastillas para no vomitar como su jefe de allí o van a aplaudir a rabiar a su jefe de aquí?".

Lejos de amilanarse, el presidente se creció en la adversidad y utilizó su tono más chulesco con la oposición a quienes les auguró una "derrota estrepitosa" en las urnas. "La forma de hacer política plagada de falsedades y de fake news ha encontrado en EEUU una derrota estrepitosa y va a ocurrir aquí lo mismo con ustedes".

Y advirtió alzando el dedo índice amenazador hacia el PP: "Ni van a derribar a este Gobierno, ni ustedes ni la ultraderecha van a bloquear unos PGE que son beneficiosos e indispensables para este país". Sánchez concluyó con una pregunta: "¿Dónde está la derecha en esta pandemia?".

Cs contraataca con los "bulos y desvergüenzas"

No fueron los del PP sino los de Ciudadanos quienes protagonizaron el segundo asalto. La portavoz naranja en el Senado, Lorena Roldán, preguntó al ministro de Justicia por su "ministerio de la verdad". Roldán le espetó a Campo los "bulos, desvergüenzas y mentiras" de un Gobierno "que nos dice qué es mentira y qué es verdad".

Roldán admitió que le preocupa que sean ustedes quienes decidan qué es verdad y qué es mentira. Y preguntó: "¿Y a cuando dijo Sánchez que no dormiría tranquilo con Iglesias en Moncloa cómo lo llaman? Porque ahora duermen a pierna suelta".

La portavoz naranja manifestó que: "Yo, sinceramente, ya no sé cómo llamarlo: si bulo, mentira, desvergüenza o un intento descarado de tomarnos el pelo a todos. Los españoles no necesitan un ministerio de la verdad para saber que Otegi no es un hombre de Estado".

A continuación