Saltan las alarmas en Europa por la "deriva del sanchismo"

Fin de la revueltita de los barones tras la bronca de Sánchez. Llegó el comandante y mandó parar.

Pilar Díez

El Mundo

"Sánchez acusa el golpe por la escenografía Iglesias y Otegi pero censura a los barones". Les puso firmes en un plis plas. ¿Que no os gusta qué? Aquí todos calladitos y a tragar. ¿Os acordáis de Susana Díaz? Pues eso. Y los barones, que no los varones, sufrieron un ataque de pánico que les revolvió los intestinos. Alguno tuvo que pedir las sales.

Dice el editorial que el PSOE es "un partido al albur de la falta de escrúpulos de Sánchez". "Durante la ejecutiva de ayer, Sánchez recriminó a los barones su espíritu crítico y aplastó cualquier amago de disidencia", como era de prever, ya le conocemos. Pero Rosell no pierde la esperanza. "Los socialistas que rechazan la deriva sanchista deben dar un paso al frente. No basta con verbalizar su desacuerdo. Está en juego la estabilidad institucional y la prevalencia de la democracia de 1978". Mira, macho, le dirán Page, Vara y demás baroncillos asustados, lo que está en juego es mi cargo, a mí no me mires.

Jorge Bustos define el sanchismo como "la obra consciente de un tipo que da empleo a una tripulación sin oficio ni vergüenza y espera sumisión a cambio. Ábalos destaca entre todos los sumisos", "no es más que el asistente de maquillaje de la funeraria que ahora ocupa el solar de Ferraz: su jefe le trae cada semana el cadáver caliente de otra causa que un día defendió ese partido, y Ábalos tiene que recomponer ante los medios esos cuerpos desfigurados después de cada siniestro". Pues no se le da nada bien, los deja hechos un desastre. Yo contrataría a profesionales.

Rafa Latorre tira la toalla. "Aquí el que ha cambiado es el PSOE. La izquierda abertzale no ha emprendido un camino de redención, ha sido la vertiginosa degradación de Ferraz la que le ha salido al encuentro". Pronto, señala Leyre Iglesias, "Otegi encarnará lo mejor de España". Para Ábalos ya es mejor que el PP, así que sí, vamos camino.

El País

"El PSOE se atrinchera en la defensa del Ejecutivo y niega pactos con Bildu". Así de claro, los críticos no son el PSOE. José Marcos, que firma la información, no se anda por las ramas, el PSOE es Sánchez y Sánchez es el PSOE, que hay mucho despistado por ahí. "El PSOE se afanó este lunes en apaciguar el malestar de algunos de sus barones y de dirigentes históricos". Algunos barones y dirigentes históricos que no son el PSOE. "El PSOE no logra pasar página al voto de EH Bildu. No hay día que no se lo recuerden". Hay que ver, una chorrada como pactar con amigos de asesinos, que además ocurrió la semana pasada. Con lo tiernecito que está el franquismo. "Lo paradójico es que, cuando no es el PP, los reproches proceden de fuego amigo".

"El PSOE insistió —curiosa la insistencia en poner "el PSOE", no Sánchez—, pese a que por momentos pareciera que predicaba en el desierto, en que no ha cerrado ningún pacto de Presupuestos con EH Bildu por mucho que el PP y parte de su propio partido sostengan lo contrario". Pues chico, tu propio periódico la semana pasada en un editorial también lo censuraba. A ver si os aclaráis.

Dice que Sánchez se quejó de que no le habían llamado por teléfono para decirle que pactar con los que aplaudían a los que mataban a tus compañeros está feo. "Todos tienen mi teléfono y siempre respondo". "Las palabras del líder del PSOE, mucho más crudas que el tono templado empleado en público y en privado por Ábalos, no contribuyeron a que la tormenta amainase. Los presidentes autonómicos críticos tomaron nota. Y todos optaron por el silencio". En plata, que decidieron que el carguito bien vale el reguero de sangre que dejó ETA.

Anabel Díez está en Babia. Viene a decir que su compañero José Marcos se ha inventado la información. "Algunas personas juegan con ventaja, porque yo no les voy a responder", dice que dijo Sánchez en la Ejecutiva de ayer. "No nombró Sánchez ni una sola vez a EH Bildu. Solo habló de los Presupuestos, aseguran asistentes a la reunión celebrada por videoconferencia". Pues chica, alguien te la ha jugado. Sánchez respondió, vaya si respondió, les echó una broca de campeonato, les llamó desleales y les puso firmes.

ABC

"Sánchez se harta de los barones y les manda callar". Dice Manuel Marín que "alzar la voz disidente en el PSOE ni siquiera es ya un ejercicio de riesgo. Es solo un gesto inocuo y resignado cuando comprueban cómo asoma un charco de sangre bajo las sábanas. Ese PSOE irritado llega tarde". No se les puede reprochar que no lo intentaran, eso sí. Pero no remataron, dejaron vivo al monstruo y este les ha masacrado.

El editorial subraya que la antaño poderosísima Ejecutiva Federal del PSOE, aquella que echó a Sánchez hace unos años, viendo la catadura del sujeto que estaba al frente del histórico partido es ahora una "sumisa sucursal de la Moncloa. Diga Ábalos lo que diga, Sánchez está dejando de tener credibilidad dentro y fuera del partido porque sí hay pacto". "Son varios los grupos de socialistas disconformes" y "el factor común es que están alarmados". Pero cuidado, mejor que lo digan bajito, en casa y a su mujer, porque si no Sánchez les rebana el pescuezo sin despeinarse.

"La mayoría de los votantes del PSOE no lo saben, pero en algún momento alguien les robó el partido que habían conocido desde el nacimiento de la democracia", sentencia Julián Quirós, director de ABC. ¿No lo saben? Pues sí que son cortos de entendederas los votantes del PSOE.

La Razón

"Sánchez ya ha gastado los 27.000 millones de euros que bloquea la UE". Se lo habrán fundido entre él e Iglesias, porque el común de los españoles están arruinados. Cómo serán que no se han acercado ni a las colas del hambre a repartir.

"El PSOE a Cs, en privado: 'Vamos a seguir negociado'", pero que no se entere Iglesias que me la lía. "Los barones se revuelven: 'Desleal es enterarte del pacto con Bildu por Otegi e Iglesias'". Estos también en susurros, que no lo oiga el jefe.

"Aunque desde la dirección de Ferraz se quiso restar, en un primer momento, importancia a los comentarios críticos que vertieron los barones territoriales sobre el de Bildu a los Presupuestos, el hecho adquirió su máxima entidad cuando Pedro Sánchez tomó la palabra en la reunión a puerta cerrada y afeó la actitud desleal que se había tenido hacia el Gobierno". ¿Ves Anabel cómo respondió? Les leyó la cartilla pero bien.

Dice Abel Hernández que "el pacto con Bildu está acabando de romper las costuras del PSOE". "En Europa observan con inquietud lo que pasa en Madrid". Ya estaban mosca, pero lo de Pablo Iglesias en Bolivia ha sido la gota que ha colmado el vaso y ha provocado "alarma". ¡Eh, tú!, zumbado, no nos metas esa basura en la casa común Europea. "En Bruselas ven con preocupación la deriva del sanchismo, que parece cautivo de Podemos". Sarna con gusto no pica. "Sánchez está emborrachado de poder". "Estimulado por los aplausos de los aprovechados de turno, los doctrinarios y los servidores mediáticos que le jalean, camina hacia la autarquía". Eso sí, con la pasta de la UE, que tonto no es.

A continuación