Depresión en el separatismo: un asesor de la Generalidad felicita a Madrid por su gestión de la pandemia

Oriol Mitjà: "Ayuso ha lanzado una estrategia de test masivos que está dando resultado sin haber tenido que cerrar la economía".

Pablo Planas (Barcelona)

Uno de los asesores científicos de la Generalidad de Cataluña más reputados, el doctor Oriol Mitjà, ha declarado este jueves en TV3 que la Comunidad de Madrid lo está haciendo bien y que la presidenta Isabel Díaz Ayuso "ha lanzado una estrategia de test masivos que le está dando resultado sin haber tenido que cerrar la economía".

Mitjà, considerado uno de los mejores especialistas en enfermedades infecciosas de España, ha elogiado a Díaz Ayuso y ha dicho que logró contener la epidemia en el sur de Madrid y ahora lo está consiguiendo también en la capital: "Ella compró cinco millones de unidades a cuatro euros y medio, 22 millones se gastó, y ha hecho medio millón de cribados. Comenzó por los barrios que estaban más afectados, que al principio eran los del sur, Vallecas, Leganés y Getafe, porque tienen una renta per cápita más baja y deben utilizar más el Metro y no pueden hacer teletrabajo... total que ha controlado la pandemia en todos esos barrios y ahora donde hay un poco de covid es en los barrios más acomodados, más pijos, que son Chamberí, Chamartín y todo eso. Y ahora, esta semana está haciendo los test ahí. Por tanto, Ayuso muy bien".

El doctor también ha comentado que "ayer escuché que proponía que se hicieran pruebas en las farmacias, en los dentistas, en cualquier sitio donde haya un sanitario y eso está muy bien". En cambio, "la consejería de Salud de la Generalidad no hace más que poner pegas burocráticas, por eso digo que me gustaría más trabajar en Madrid" ha abundado Mitjà.

Jarro de agua fría

Las palabras del médico han caído como un jarro de agua fría en la Generalidad, que hoy mismo ha decidido prolongar las restricciones durante diez días. Crece la indignación de los sectores más afectados, la hostelería, la cultura y el ocio nocturno y también la de los autónomos tras el espectáculo de las ayudas de dos mil euros que provocaron el colapso de la web habilitada al efecto y que el 90% de los trabajadores por cuenta propia que reunían los requisitos se quedaran fuera de lo que ha sido considerado como una "tómbola".

El independentismo se divide entre quienes denuncian la incompetencia de los miembros del gobierno regional y quienes callan ante el desbarajuste, como la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium. Las chapuzas burocráticas, la falta de dirección y de liderazgo de Pere Aragonès (ERC), el vicepresidente en funciones de presidente, y la guerra entre Junts per Catalunya y ERC (hoy Gabriel Rufián ha cargado contra la posconvergente Laura Borràs en el Congreso y la ha acusado de llevar demasiado tiempo llevando chaquetas de mil euros y cobrando sueldos públicos) han sumido la Generalidad en el caos y el descontrol. Los autónomos exigen la dimisión del consejero de Trabajo, Chakir El Homrani (ERC) y la del de Políticas Digitales, Jordi Puigneró (JxCat) mientras Aragonès reprocha a los consejeros de JxCat que se hayan alineado con los sectores afectados por las restricciones.

En cuanto a JxCat, todavía están en fase de asumir y digerir que Carles Puigdemont se niegue a encabezar la lista electoral para los comicios del 14 de febrero. El prófugo atraviesa una fase depresiva en el plano político. La resistencia del PDeCAT a fundirse en su partido, que Artur Mas no haya dado el paso y que JxCat sólo tenga cinco mil afiliados han descolocado a Puigdemont. Tampoco emite señales positivas Oriol Junqueras, quien observa desde prisión como naufraga su candidato Pere Aragonès, con la dirección del gobierno catalán convertida en una trampa que revela su falta de capacidad.

A continuación