La Generalidad restituye a Trapero como jefe de los Mossos

El consejero de Interior cesa a Eduard Sallent para recolocar al major tras su absolución.

Pablo Planas (Barcelona)

Tres años después de su cese como jefe de los Mossos d'Esquadra en aplicación del artículo 155 de la Constitución, el "major" Josep Lluís Trapero vuelve al mando de la policía regional catalana. Tras quedar absuelto en la Audiencia Nacional de los cargos de desobediencia y sedición por su papel durante el golpe de Estado separatista, Trapero retorna a lo alto de la cúpula policial. Hoy mismo ha comunicado al consejero de Interior, Miquel Sàmper, su intención de recuperar el cargo y el consejero ha cesado inmediatamente a Eduard Sallent, quien ocupaba el puesto de jefe de los Mossos desde junio de 2019.

Tras la renuncia de la Fiscalía a recurrir la absolución de Trapero, cuya defensa fue costeada por la Generalidad, el consejero le mostró su intención de facilitar su regreso al mando con las condiciones que él quisiera. Durante los últimos tres años Trapero ha carecido de mando, pero se le ha mantenido cargo y sueldo. Ahora, tras el juicio, vuelve y esta misma tarde ha mantenido una reunión con el consejero, el director general de la Policía, Pere Ferrer, y la secretaria general de Interior, Beth Abad. Y este mismo viernes se reunirá con los mandos del cuerpo.

Sàmper manifestó la semana pasada que Trapero tenía las puertas abiertas porque el objetivo del gobierno de la Generalidad era revertir todos los cambios realizados a raíz de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Trapero, que cobró notoriedad por participar en una fiesta con Puigdemont en casa de Pilar Rahola en el verano de 2016, llegó a declarar ante el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional que tenía un plan para detener a Puigdemont en caso de que se lo hubieran pedido las autoridades judiciales. Ese fue el principal argumento de su defensa para descartar la connivencia del mando policial con el golpe de Estado, aunque tal propósito de detención no venía avalado con ninguna prueba documental.

Durante las fechas previas al referéndum ilegal del 1 de octubre, Trapero se dedicó a poner palos en las ruedas y discutir con el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos. El jefe de los Mossos se negó incluso a asistir a las reuniones de coordinación policial porque las presidía el citado Pérez de los Cobos.

A continuación