Play

Arrimadas condiciona ahora su apoyo a los PGE a la retirada la ley contra el español pero no rompe la negociación

La dirigente naranja ha sido preguntada sobre si se levantarán de la mesa si el Gobierno no cumple, y la líder de Cs no lo ha aclarado.

Míriam Muro

Lo que la semana pasada no era una línea roja, este martes sí lo es. La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha anunciado que para apoyar "de forma definitiva" los Presupuestos Generales del Estado para 2021, Pedro Sánchez tiene que retirar la enmienda que el PSOE presentó con ERC a la Ley Celáa para marginar el castellano en Cataluña.

Eso sí, Arrimadas no ha querido despejar qué va a hacer Cs en el caso de que Sánchez no admita la retirada de la enmienda. Hasta en cinco ocasiones, la dirigente naranja ha sido preguntada por si se levantarán de la mesa de negociación si el Gobierno no cumple, y la líder de Cs no lo ha aclarado.

Arrimadas se ha limitado a asegurar que ellos estarán sentados en la mesa de negociación con el Gobierno "hasta el final, hasta el minuto antes de la votación".

"Líneas naranjas"

Entre las "nuevas líneas naranjas" que Cs plantea al Gobierno, y que aún no se sabe si serán condiciones cerradas para apoyar las cuentas públicas, está "promover ayudas directas a autónomos, pymes y empresas que hayan visto su actividad e ingresos reducidos en un 50%" o la "baja laboral con prestación para padres y madres con hijos en edad escolar que tengan que guardar cuarentena por covid-19, aun sin PCR positiva, siempre que ambos padres trabajen y no puedan teletrabajar, para que no tengan que renunciar a su salario ni perder días de vacaciones".

Y en materia de "igualdad entre españoles", el "compromiso por escrito del Gobierno a oponerse a todo intento de convocatoria de referéndums de secesión en cualquier territorio de España" y la retirada de la enmienda a la ley Celaá para que no pueda blindarse legalmente la exclusión del español como lengua vehicular.

A continuación