El Gobierno de Sánchez activó un plan para vigilar la información en Internet en las elecciones generales de 2019

El Ministerio del interior rastreó la red para detectar fake news e informar a Moncloa

Libertad Digital

El departamento que dirige Fernando Grande Marlaska habría organizado un plan de ciberseguridad para detectar noticias falsas que pudiesen alterar la intención de voto en las elecciones del pasado 10 de noviembre de 2019, según informa este domingo el diario Voz Populi.

Operativo de la Secretaría de Estado de Seguridad

El operativo habría estado desarrollado por la Secretaría de estado de Seguridad, que reportaba directamente a Moncloa. El peso de las actuaciones, correspondía, según añade este digital, a las fuerzas de seguridad.

Según los documentos hechos públicos este domingo, "cuando se detectase una campaña de desinformación o de fake news que contribuya a cambiar el sentido del voto o perjudicar a alguno de los actores involucrados en la campaña electoral, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Seguridad informará al Departamento de Seguridad Nacional de la Presidencia del Gobierno.

Estrategia de Nacional de Ciberseguridad

El Ministerio que dirige Fernando Grande Marlaska justifica su actuación en la Estrategia Nacional de Ciberseguridad que define el ciberespacio como un 2elemento que puede ser utilizado para influir en la opinión pública y en la forma de pensar de las personas a través de la manipulación de la información", añade el documento publicado por el digital.

De ahí que se encargase a la Seguridad del Estado la tarea de vigilancia de redes sociales, mensajería, foros y Deep web. Para ello se vigilaba a individuos o grupos subversivos que pudieran llevar a cabo esa tarea. También se indica que se deben incluir informes sobre el origen del mensaje, que incluían también, blogs, webs, etc. Unos informes que debían fijar la fecha y hora del descubrimiento.

Fechas de la vigilancia

Esta operación permaneció activa desde mitad de octubre hasta el 15 de noviembre e incluía posibles ataques contra el sistema tecnológico electoral. Como precedentes hace un año se habían producido las protestas en Cataluña con motivo de la sentencia por el golpe de Estado.

A continuación