Fernández Díaz recuerda que Villarejo trabajó para los Gobiernos del PSOE y que en 2009 comió con Delgado y Garzón

Fuentes presentes en la declaración consultadas por LD apuntan que Fernández Díaz ha afirmado que fue "el décimo ministro" en trabajar con Villarejo.

Miguel Ángel Pérez

El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha recordado al juez que el comisario José Villarejo trabajó para los Gobiernos del PSOE desde hace años y que en el 2009 ya comió con la actual fiscal general del Estado, Dolores Delgado y el exmagistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

Fernández Díaz ha declarado este viernes en calidad de investigado ante el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, en el marco de la operación Kitchen sobre el espionaje al extesorero del PP, Luis Bárcenas, durante aproximadamente 2 horas.

Fuentes presentes en la declaración consultadas por Libertad Digital apuntan que el magistrado García Castellón reprochaba durante la declaración que Fernández Díaz asegurase desconocer la llamada 'operación Kitchen' y los trabajos de Villarejo, calificándolo como "deprimente". Fernández Díaz respondía: "Sí es deprimente, lleva siendo deprimente mucho tiempo".

Después añadía al juez que él fue "el décimo ministro" con el que trabajó Villarejo. "Sus actividades no empezaron conmigo", señalaba mientras aseguraba que el comisario comenzó a realizar trabajos policiales con el exministro del Interior socialista, José Luis Corcuera.

A continuación, Fernández Díaz recordaba la comida protagonizada en el restaurante Rianxo (Madrid) el 23 de octubre del año 2009 por el propio comisario Villarejo; la actual fiscal general del Estado, Dolores Delgado; el exmagistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón; el entonces director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional, Eugenio Pino; y tres mandos policiales adjuntos al DAO de aquella época: Enrique García Castaño; Miguel Ángel Fernández Chico (fallecido) y Gabriel Fuentes.

Los audios de Rianxo

Según los audios desvelados en los medios de comunicación, durante dicha comida, Delgado era identificada como "pareja" de Baltasar Garzón en la conversación previa que mantenían los mandos policiales antes de que la ministra y el exjuez llegasen al restaurante. Tras conversar sobre la gestión del secuestro del Alakrana por piratas somalíes en el Índico, el exjuez lanzaba una pulla al entonces presidente de la Audiencia Nacional, el "acojoneras Angelito Juanes".

Los policías se dirigían al exmagistrado, cariñosamente, como Balta; Villarejo llamaba a la actual ministra como la Lola. Después, Garzón advertía a los policías de que "aquí hay una fiscal que sólo está bebiendo cerveza, aunque luego bebe el vino de mi copa". El comentario era secundado con sonoras risotadas. Delgado se despedía del almuerzo con un "bueno, yo me voy a por mi niña". La fiscal y el exjuez salían juntos. Cuando se alejaban de la mesa, Villarejo hacía un comentario para sí mismo: "Ay, qué malandrín".

Niega los mensajes escritos a su nº 2 en Interior

Durante su declaración, Fernández Díaz negaba también haber escrito mensajes telefónicos al que fuera secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, relacionados con la llamada operación Kitchen sobre el espionaje al extesorero del PP, Luis Bárcenas.

El exministro del Interior llegaba a entregar su teléfono móvil a petición del fiscal todavía Anticorrupción, Ignacio Stampa, para comprobar que "no escribió mensajes a Martínez" sobre la operación Kitchen y que los mensajes que presentó su ex nº 2 ante notario tiene palabras escritas de forma diferente a su forma de redactar. Recordamos que a Martínez le encontraron en su domicilio mensajes que había intercambiado con Fernández Díaz sobre Kitchen con las actas notariales respectivas.

Durante su comparecencia, Fernández Díaz también desvinculaba del operativo parapolicial al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a la ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Además, aseguraba que el operativo policial "fue legal" y que él se enteró de la llamada operación Kitchen por los medios de comunicación.

A continuación