La Policía investiga las amenazas de muerte al juez García Castellón tras pedir la imputación de Iglesias

Las amenazas al magistrado se han recrudecido en las últimas horas tras pedir al Supremo la imputación del vicepresidente del Gobierno.

Miguel Ángel Pérez

La Policía investiga ya la publicación en redes sociales de mensajes amenazantes contra el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, después de que haya pedido al Tribunal Supremo que impute al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias.

Los mensajes contra el magistrado que incluyen amenazas de muerte se recrudecieron ayer después de que elevara la exposición razonada al Supremo contra el líder de Podemos por delitos de revelación de secretos con agravante de género, daños informáticos y denuncia falsa o simulación de delito en el marco del caso Dina.

Cabe destacar que el propio juez ofreció protección al exabogado de Podemos, José Manuel Calvente, que en su declaración ante el magistrado denunció ser víctima de ese tipo de amenazas por sus denuncias contra la formación morada.

En marzo de 2019 allanaron su domicilio

En marzo de 2019, un desconocido irrumpía en el domicilio del propio Manuel García Castellón. Al parecer, el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia no había regresado a casa, pero en el domicilio un familiar pudo escuchar unos ruidos en el pasillo de unas pisadas. Instantes después, el desconocido abandonaba el inmueble dejando la puerta abierta de par en par, tras haber deambulado libremente por su interior.

El sujeto había entrado, sin forzar la cerradura, y no robó ningún objeto al magistrado. Ni siquiera su ordenador personal. El familiar creyó que era el propio magistrado, que ya había regresado de la Audiencia Nacional. La voz de alarma la daba un segundo familiar que, al llegar, se encontraba abierta la puerta.

El objetivo de este "aviso mafioso" sería demostrar que podían allanar el domicilio del juez y amedrentarlo. La Policía Nacional se personó en el inmueble tras el allanamiento y, después de que los agentes de la Científica tomaran huellas, se elaboró el correspondiente atestado. El Ministerio del Interior decidió asignar escolta policial al juez García-Castellón, que hasta la fecha carecía de ella pese a investigar asuntos muy sensibles de toda índole.

A continuación