Play

Pablo Iglesias se niega a dimitir porque "todos sabemos lo que va a decir el Supremo"

Apunta que su caso es una persecución política y que en España "todavía no se ha condenado a nadie por sus ideas".

Juanjo Alonso

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, niega la mayor e insiste en que el caso Dina lo han originado las cloacas del Estado, primero para que no llegara al Gobierno y ahora para que lo abandone.

En una entrevista en Rac1, Iglesias ha descartado dimitir después de que el juez Manuel García Castellón pidiera al Tribunal Supremo la imputación de Pablo Iglesias. "Ni como mera hipótesis concebimos que va a haber una mera imputación, a partir de ahí vamos a esperar, pero es evidente para todo el mundo lo que está ocurriendo", ha dicho el vicepresidente segundo. "Es absolutamente imposible que el Supremo me impute, no va a ocurrir", ha aseverado, al tiempo que ha recalcado su versión de los hechos: "Seria inconcebible que en una democracia europea ocurriera algo así. Estamos hablando de un caso de espionaje, porque las cloacas del Estado me espiraron".

Pablo Iglesias ha asegurado que su imputación "es inconcebible y representaría una vulneración del derecho". Ha llegado a decir que "en este país todavía no han condenado a nadie por sus ideas", comentario que le ha sido afeado desde la radio independentista aludiendo a los golpistas que están en la cárcel por el golpe de Estado del 1-O. El líder de Podemos ha dicho sobre el caso de los líderes soberanistas encarcelados que "formalmente se buscó una vía en la que no estás dentro de la cárcel por ser independentistas sino por unos hechos. Todavía en nuestro país delito ideológico no hay" y ha reconocido que "siempre he dicho que me parece un escándalo que estén en la cárcel".

Sobre las gestiones del Gobierno para liberar a los golpistas encarcelados, Pablo Iglesias ha dejado ver que están trabajando sobre los indultos, tal y como apuntó el ministro de Justicia, José Manuel Campo.

Iglesias también ha subrayado que su formación sufre desde hace años una "persecución" y que con su entrada en el Ejecutivo, la derecha está dispuesta a utilizar "todos los medios, legales e ilegales" para tratar de hacer caer al Gobierno. "Está acreditado que lo que pretendían las cloacas era generar ruido para que después los jueces lo archiven. Es demasiado evidente lo que esta ocurriendo con las cloacas en nuestro país. Ahí estaban los medios de las cloacas para evitar que entráramos en el Gobierno apoyados por fuerzas republicanas". "El bloque de la derecha en este país no aceptó el resultado de las urnas e incluso han sido capaces de usar algo tan grave como una pandemia para intentar hacer caer un gobierno", ha dicho.

El vicepresidente segundo del Gobierno, que en todo momento ha defendido su condición como miembro del Ejecutivo para no decir lo que piensa, ha sembrado la duda sobre la independencia de la Justicia en España: "Los jueces tienen derecho a gritar viva el Rey o viva el Betis, pero esto puede ser interpretado como un mensaje contra los republicanos. Es conveniente que ningún juez emita ningún comentario político". Es más, con tono irónico ha asegurado que es una "casualidad que el juez García Castellón haya imputado al exministro Jorge Fernández Díaz por el caso Kitchen y lleve el caso de Corinna". "Sacad vosotros las conclusiones, yo no puedo decir nada más", ha apuntado.

Y ha continuado sembrando dudas: "Todos sabemos lo que va a decir el Tribunal Supremo al respecto y el presidente del Gobierno es consciente de lo que pasó ayer. Qué curioso que cuando el presidente está presentando el plan de reconstrucción aparezcan estas cosas. Es evidente que la derecha sabe que por medios democráticos no va a conseguir el poder y emplea todos los medios para conseguirlo".

Preguntado por qué no devolvió antes la tarjeta del móvil a Dina ha repetido que "después de hablar con Asensio le creí cuando me dijo que era la única copia y no quise someter a una compañera a una situación de angustia al saber que fotos íntimas suyas podían estar circulando por ahí" y ha asegurado que "los hechos son que el contenido de la tarjeta aparece en el ordenador de Villarejo y la información que tienen los medios la utilizan para que no lleguemos al Gobierno".

A continuación