Sánchez defiende la "presunción de inocencia" para Podemos pero condena a los "ministros en el banquillo" del PP

El presidente ametralla al PP por la operación Kitchen. Denuncia que "es decepcionante" que el PP dé lecciones de ética cuando está "condenado".

Ketty Garat

Fuego de metralla. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aprovechó este martes su arranque parlamentario en las Cortes como un pleno casi monográfico contra el PP a quien echó en cara veladamente las nuevas informaciones sobre la operación Kitchen. Tras ametrallar al principal partido de la oposición por negarse a negociar con el Gobierno los PGE y la renovación de los órganos constitucionales, Sánchez disparó directamente al corazón utilizando las informaciones que afectan al PP.

El presidente recogió los argumentos del senador popular, Javier Maroto, por negarse a negociar con Podemos "por ser un partido investigado por un tribunal". "Investigado, no acusado... Para ustedes la presunción de inocencia no vale", señaló defendiendo a su socio de Gobierno, Podemos, justo antes de tirar de sorna: "Si aplicamos ese principio, ¡nadie se podría acercar al PP a menos de 100 metros de distancia!".

Y continuó calificando de "decepcionante" las "lecciones de moral" de los populares que tienen "un partido condenado por corrupción, con ministros sentados en el banquillo". Haciendo gala del malestar y las hostilidades que genera en el Gobierno el rechazo del PP a renovar los órganos constitucionales, Sánchez se mofó del PP por "no cumplir la Constitución" hasta el punto de decir que "hacen oposición a la Constitución".

Y no escatimó en ataques para arrinconar al PP a quien dedicó el grueso de su discurso reprochando la "deslealtad, la erosión, la división, el descrédito y el bloqueo sistemático". Todo después de vender "unidad, unidad y unidad" ante la necesidad de "arrimar el hombro" y sacar adelante unos "presupuestos de país".

Una contradicción similar a la defensa de la cogobernanza al tiempo que volvió a cargar contra la presidenta de la Comunidad de Madrid utilizando sus palabras: "Dijo que no se podía pasar del estado de alarma a la nada. Dígame usted señor Maroto: ¿la señora Ayuso es la alarma o la nada?".

A continuación