Nace el Partido Nacionalista Catalán (PNC), una copia del PNV contraria al separatismo unilateral

Con la nueva formación son ya cinco las siglas que pretenden heredar el legado "constructivo" del pujolismo previo al "proceso".

Pablo Planas (Barcelona)

Crece la nómina de partidos nacionalistas en Cataluña que rechazan la unilateralidad y se reivindican herederos de la vieja Convergencia de Jordi Pujol "preproceso", la que mandaba en Cataluña y pretendía influir en el resto de España. El denominado "Grupo de Poblet", también conocido como "El país de demà" (El país de mañana) ha alumbrado una nueva formación que llevará el nombre de "Partido Nacionalista de Cataluña" (PNC) y que persigue, según sus promotores, emular al Partido Nacionalista Vasco (PNV).

El proyecto, según avanza el diario independentista Ara, se basaría en hacer política sin recurrir de forma permanente al órdago y las amenazas separatistas, sin exigir a cada paso el ejercicio del derecho de autodeterminación y proponiendo lo que llaman un catalanismo constructivo y moderado plasmado en el debate que llevaron a cabo los componentes de "El país de demà" en septiembre del año pasado en la reunión del monasterio de Poblet.

Aquel encuentro congregó a un centenar de profesores, profesionales, empresarios y exdirigentes de Convergència y el PDeCAT como Marta Pascal, Jordi Xuclà y Carles Campuzano, críticos con la deriva separatista y personalista del nacionalismo tras la fallida proclamación de la república en octubre de 2017. Ahora han anunciado el nombre del nuevo partido, que no será necesariamente con el que concurran a las próximas elecciones, toda vez que pretenden unificar el espectro nacionalista catalán disidente.

Sopa de siglas

Con el PNC son cinco ya las siglas que conforman ese espacio: Lliures, liderada por el exconsejero Antoni Fernández Teixidó; Units per Avançar, dirigida por Ramón Espadaler, en la actualidad integrada en el grupo parlamentario del PSC; la Lliga Democràtica, de la politóloga Astrid Barrio y que cuenta con el expresidente de Sociedad Civil Catalana Josep Ramon Bosch; y Convergents, de Germà Gordó, exdirigente de Convergència y exconsejero de los gobiernos de Artur Mas.

Los promotores del PNC ha descartado llegar a cualquier acuerdo con la Lliga Democràtica y la testimonial fuerza de Gordó y se han centrado preferentemente en Units per Avançar, formación dispuesta a abandonar el paraguas de los socialistas catalanes para coaligarse con el PNC a la manera de las extintas Unió y Convergència. Según los cálculos del PNC, la deriva radical del nacionalismo ha dejado huérfanos de voto a unos trescientos mil electores que podrían recalar en una oferta moderada y pragmática.

A continuación