La campaña de odio contra Ayuso roza el delirio: ¡es la niña del exorcista!

El gobierno sigue provocando incendios con más medidas improvisadas y persiste en el estado de alarma para restringir derechos.

Pilar Díez

El Mundo

"Casado reacciona y detalla su plan B para salir de la alarma". El editorial vuelve a criticar la desescalada política del Gobierno. "Cada día que pasa confinada la economía de una región, se van por el sumidero numerosas empresas y puestos de trabajo, muchos de los cuales serán irrecuperables". "Sólo un ingenuo puede ignorar a estas alturas la dependencia de Sánchez de los votos del PNV para cualquiera de sus iniciativas parlamentarias, empezando por las prórrogas del estado de alarma. Y es evidente que Moncloa busca la confrontación política con Díaz Ayuso. Los conatos de protesta que estos días empiezan a producirse en distintas calles de nuestro país evidencian un malestar que solo puede ir a más. El gobierno haría bien en interpretar ese hartazgo como una invitación a la pedagogía y a la rectificación antes que al despliegue policial de campañas meramente punitivas".

Pues Rosell, esta crítica a la actuación policial no se compadece mucho con la noticia que firma en el mismo periódico Luis F. Durán sobre las caceroladas, que parece un plagio de lo publicado ayer por El País. "Decenas de personas se concentran cada día en Madrid contra Sánchez. La policía identificó el domingo a una docena de asistentes por saltarse el estado de alarma". No, la policía identificó a las personas por protestar contra Sánchez". Ya lo han denunciado dos sindicatos policiales. A ver si nos informamos mejor, Luis.

Continúa la noticia diciendo que "en la tarde de ayer martes el tumulto prosiguió en el mismo lugar". Tumulto, así lo llamaría Marlaska. "El domingo, tras el himno, varios individuos se concentraron ante el bloque y empezaron a corear consignas contra el Gobierno. Al alboroto se fueron sumando cada vez más personas". Alboroto. No protestas legítimas de los ciudadanos contra el gobierno, sino alboroto. Le falta llamarlo botellón y fiesta como El País.

"Al llegar al lugar encontraron a cerca de 100 personas congregadas, por lo que los policías, ante el caso omiso de algunos asistentes a dispersarse de las inmediaciones, pidieron refuerzos". Claro, policías armados hasta los dientes tuvieron que acudir a los antidisturbios para aplacar a ciudadanos armados sólo con su voz y unas cacerolas. "Algunos de los congregados siguieron coreando gritos contra el ejecutivo y pidiendo 'libertad', tal y como se puede ver en algunas imágenes publicadas en redes sociales, porque pensaban erróneamente que estaban intentando impedir dicha protesta".

Transcribo lo publicado ayer por El País: "Algunos de ellos criticaron la presencia policial al grito de 'libertad' o 'gobierno dimisión', tal y como se puede ver en algunas imágenes publicadas en redes sociales, porque pensaban por error que estaban intentando prohibir dicha protesta". Al menos El País no firma la noticia y menciona unas "fuentes" fantasmales. Ya son dos los sindicatos policiales que han denunciado que el Gobierno les está dando órdenes de evitar protestas contra el Gobierno y que les están situando fuera de la legalidad. Y lo corroboran policías de los que tienen que mantener su anonimato para evitar represalias. A ver si nos molestamos en contrastar las informaciones. Y evitar copiar a otros periódicos afectos al régimen. Qué vergüenza para El Mundo.

Federico Jiménez Losantos dice que "Sánchez e Iglesias van de faraones, pero el banco azul donde posan sus órganos pensantes se convertirá pronto en banquillo, a poco que la justicia se niegue a prevaricar". Pues no sé qué decirte Federico, ver a El Mundo justificando que la policía identifique a quienes protestan contra Sánchez desanima bastante.

El País

¡Paren las máquinas!, El País dice una verdad. "La tensión política lleva a Sánchez a intentar prorrogar un mes de alarma". Razones políticas, no sanitarias. "Arrimadas aclara que cualquier apoyo deberá ser negociado". El apoyo, Inés, era para dos semanas y por razones sanitarias, no políticas. Con la que está cayendo yo me cuidaría mucho de dar apoyo a esta especie de golpe de estado que está dando el gobierno con el estado de alarma como coartada.

Por lo demás, la obsesión enfermiza contra Ayuso que no cesa. Ahora por el apartamento en el que se aloja durante la cuarentena. Es que Ayuso no tiene un casoplón en Galapagar y vive en una casa de 50 metros con su pareja y su madre. Dice Pepa Bueno que "ya ha fracasado, por imposible, la estrategia de la derecha de convertir en heroína a Isabel Díaz Ayuso". ¿Sí? Pues por la virulencia de los ataques de la jauría de El País parece que lo contrario. Que convoque elecciones y lo vemos, ¿vale Pepa?

Pero el odio alcanza ya el delirio en el caso de Sergio C. Fanjul. "El punto negro en Madrid lo pone Isabel Díaz Ayuso, un personaje de antología, gran exponente patrio del dadaísmo de Trump, gran valedora del nugget de pollo y la pizza como base de la pirámide nutricional, amante de atascos, mater dolorosa, repartidora del calamar, Ayuso parece no saber bien dónde está ni lo que dice, actúa por inspiración espontánea. Tiene esa candidez que tienen las niñas poseídas justo antes de ponerse a decir tacos, expulsar fluidos viscosos y recitar en latín y hacia atrás el evangelio neoliberal". ¿Ayuso es la niña del exorcista? Sergio, ¿qué te has fumado? Ayuso, convoca elecciones, es el momento, cuando la izquierda política y mediática actúa como perros rabiosos es que vas a ganar por goleada.

ABC

"Un plan B contra los abusos del estado de alarma. Casado confirma el no del PP a otra prórroga y propone pactar una alternativa sanitaria, económica y jurídica que proteja a los españoles sin imponerles la pérdida de sus derechos y libertades".

ABC está empeñado en conocer a los expertos que el Gobierno oculta. Dice Rubido en su Astrolabio que "seguimos atónitos ante la falta de información y, lo que es peor, ante la ausencia total de escrúpulos a la hora de mentir. Jamás en la historia reciente de España hemos visto a un consejo de ministros engañar con tanto desahogo. Se inventan estadísticas, se niegan datos, se tergiversan informaciones, se pone a la guardia civil a rastrear críticas al ejecutivo".

Insiste en el editorial que "se trata sencillamente de cumplir con la legalidad y no de pisotearla a capricho de Pedro Sánchez, porque entonces España dejaría de ser una democracia". Cada día cunde entre la gente la sensación de que España ya ha dejado de ser una democracia. "Si el motivo de Sánchez para no identificar a esos asesores se basa en el cálculo político o en contrapartidas capciosas para privilegiar a unas autonomías frente a otras, Sánchez estaría prevaricando". Sánchez prevarica constantemente, donde tiene que responder es en los tribunales, si es que hay alguien ahí.

En cuanto al plan de Casado frente a los abusos del Gobierno, ABC aplaude. "La negativa del PP a apoyar el estado de alarma es una opción justificada por el abuso de esta situación excepcional y por el rechazo irresponsable de Sánchez a buscar vías menos lesivas para la libertad de los ciudadanos e igualmente eficaces para luchar contra la pandemia. El plan del PP era necesario para equilibrar un debate político secuestrado por el chantaje que el gobierno practica con la sociedad española".

La Razón

"Cs da el sí a Sánchez para un estado de alarma light". "Se ceñirá a la movilidad y las CCAA tendrán más poder".

El Submarino explica la cacería contra Ayuso. "Isabel Díaz Ayuso ve aumentar su valoración en las encuestas por su gestión del coronavirus, pero también se ha convertido en el centro de numerosos ataques. Las agresiones han llegado de todos lados e incluso por permanecer en un apartahotel, aunque el coste sea cero para las arcas de la Comunidad de Madrid. Porque la presidenta regional pagará personalmente la factura". Da igual lo que haga, la izquierda está que muerde y de Aguado no te puedes fiar ni un pelo. Solo unas elecciones la van a salvar.

Se hace eco el periódico de Marhuenda del ambiente social que trata de reprimir la dictadura socio comunista. "Una calle de Madrid, en pide de guerra contra el Gobierno. Ya el domingo, una desafortunada intervención de la Policía Nacional en un edificio de la zona, provocó la indignación de los vecinos, que respondieron con una cacerolada".

"Se han encendido algunas alarmas", dice David del Cura. "Ahí está el episodio en Núñez de Balvoa, la cacerolada convertida en 'fiesta' por las agencias de noticias pero con la Policía Nacional llamando puerta a puerta. Mientras sean ‘fachas’ se alimenta el relato… lo que pasa es que hay ya movimientos entre sanitarios, familiares de fallecidos, empresarios, desesperado varios, como se puede ver en los aliviaderos de las redes y en las querellas que van llegando al Supremo. La incógnita, y por tanto el peligro, es que lo que se está generando va mas allá de las ideologías". Entraremos en una nueva era social y habrá que decidir si lo hacemos a palos". Visto lo de Ayuso, visto las órdenes de Marlaska a la policía, me temo que vamos a tener que defender la democracia, no ya a palos, sino arriesgando nuestras vidas y nuestra libertad.

A continuación