El discreto despliegue del Ejército en Cataluña sulfura a los separatistas

Brotes de rabia en las redes sociales y "fake news" frente a las labores humanitarias de las Fuerzas Armadas.

Pablo Planas (Barcelona)

El independentismo está en pie de guerra contra el Ejército, cuya presencia en Cataluña ha sulfurado a los más activos agitadores independentistas. Las tareas de los militares van desde la construcción de pabellones para personas sin hogar al traslado de enfermos y desinfección de residencias de ancianos, mercados, paradas de transporte público, estaciones de Metro y entornos hospitalarios. Trabajan a petición de los ayuntamientos, a plena satisfacción de los mismos y en colaboración con policías y bomberos locales.

Sólo los separatistas ponen reparos al discreto despliegue de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y lo hacen tanto desde los medios públicos de la Generalidad como desde las redes sociales. A las campañas de Òmnium y las parodias en Catalunya Ràdio contra el Ejército se ha sumado la flor y nata del activismo separatista, los periodistas Toni Soler. Pilar Rahola, Antonio Baños y Jordi Borràs, habituales en las tertulias de TV3, la citada Catalunya Ràdio y la emisora del conde de Godó, Rac 1.

En sus mensajes subyace un odio visceral. Así, el productor Toni Soler lanzaba en Twitter su particular "yankees go home" tras advertir que el alcalde de su municipio, Badalona, había solicitado ayuda a las Fuerzas Armadas. Jordi Borràs, por su parte, reprochaba a Ada Colau que también hubiera reclamado ayuda a los militares e instaba a requerir a los bomberos de Barcelona, que según él están siendo infrautilizados. En la misma línea se pronunciaban el periodista Antonio Baños, exdiputado de la CUP, y el empresario audiovisual Tatxo Benet, socio de Jaume Roures.

Rahola manda a la mierda a Sánchez

Pilar Rahola merece una mención especial, puesto que no sólo ha arremetido contra las Fuerzas Armadas en TV3 sino que ha mandado literalmente a la mierda al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, antes de mostrar su rendida admiración por Quim Torra en otro mensaje de Twitter.

En el plano de las noticias, los digitales de orientación independentista compiten en "información" sobre el Ejército. Así, "El Món" (El Món) asegura este viernes que el ministerio de Defensa contemplaba hace dos años una pandemia a corto plazo para sacar el Ejército en la calle. Tal afirmación se basa en un informe del ministerio titulado "Panorama de Tendencias Geopolíticas. Horizonte 2040" en el que se apunta que "la mayor frecuencia de pandemias requerirá un uso mayor de las capacidades e instalaciones militares". Ese comentario da pie a que el medio indique que la "militarización de la sociopolítica española" estaba "plenamente prevista".

En Nació Digital, afecto a ERC, se apuntaba que la dirección del hospital de Badalona Germans Trias i Pujol, conocido como "Can Ruti", había impedido la entrada del Ejército para desinfectar sus instalaciones, "noticia" que levantó una gran oleada de entusiasmo independentista. La difusión obligó al hospital a matizar que no había prohibido la entrada, sino que había agradecido la intención del Ejército, pero que no había hecho falta su intervención porque sus instalaciones estaban limpias.

A continuación