Millo sondeó a Junqueras sobre un referéndum que el golpista rechazó si se votaba en toda España

El que fuera delegado del Gobierno en Cataluña acusa a los Mossos de haber boicoteado la actuación del Estado contra el 1-O.

Pablo Planas (Barcelona)

Enric Millo, el delegado del Gobierno en Cataluña durante el golpe de Estado separatista y la aplicación del artículo 155 de la Constitución desvela que planteó a Oriol Junqueras a título personal la posibilidad de llevar a cabo un referéndum de autodeterminación, pero con la condición de que pudieran votar todos los españoles. El presidente de ERC descartó tal posibilidad a pesar de que Millo le insistió en que serviría para saber cuantos catalanes deseaban la independencia. Ni aún así convenció el entonces delegado del Gobierno al que era en ese momento vicepresidente de la Generalidad y máximo responsable de la organización del 1-O.

Millo revela esa oferta informal en un libro que aparecerá la próxima semana titulado El derecho a saber la verdad. El testimonio del delegado del Gobierno en la Cataluña del 155 (Península). Según el exalto cargo del Gobierno en Cataluña, la cuestión de un referéndum en toda España era una manera de determinar la predisposición de los separatistas a evitar el choque con el Estado. Junqueras rechazó la celebración de la consulta en toda España porque implicaba no reconocer el supuesto derecho de autodeterminación de Cataluña. Tras la conversación, Millo llegó a la conclusión de que a Junqueras no le interesaba negociar una alternativa al referéndum ilegal que preparaba para el 1 de octubre de 2017.

El papel de los Mossos

En el libro, Millo arremete contra la dirección de los Mossos d'Esquadra, a la que acusa de formar parte del entramado de la Generalidad y las organizaciones separatistas para impedir que el Estado frenara el referéndum ilegal. "Había una compenetración perfecta en la que todos jugaban un papel, siempre con el objetivo de impedir la actuación del Estado de Derecho" asegura el exdelegado del Gobierno en las memorias sobre el golpe.

También acusa a Puigdemont de haber intentado forzar un estallido violento, tal como sostienen las defensas de la cúpula de los Mossos que está siendo juzgada en la Audiencia Nacional. Según relata Millo, el expresidente de la Generalidad, advertido sobre las cargas policiales, llamó a la ocupación de los colegios en un acto de irresponsabilidad que buscaba un enfrentamiento que podría haber tenido consecuencias fatales.

En cuanto al 155, Millo asegura que sirvió para restaurar la autonomía de Cataluña y subraya que tanto Pere Aragonès, actual vicepresidente de la Generalidad, y Elsa Artadi, portavoz de Puigdemont en el Ayuntamiento de Barcelona, acataron el artículo "con gran profesionalidad". En la actualidad, Millo ejerce como secretario de Acción Exterior de la Junta de Andalucía tras haberse tenido que marchar de Cataluña por las constantes amenazas de muerte del separatismo.

A continuación