El acuerdo PSOE-ERC "está hecho" y la investidura el 5 de enero se convocará de forma inminente

Pedro Sánchez firma su pacto de investidura con el PNV a las 13:00 horas en el Congreso. Como adelantó LD, será investido los días 2, 3 y 5 de enero.

Ketty Garat

Lo que quedan son detalles accesorios pero lo nuclear, el sí quiero de ERC, ya lo tienen. El PSOE recibió a media tarde de este domingo la confirmación de los republicanos de que "aceptan el acuerdo", lo cual deja vía libre para investir a Pedro Sánchez los días 2, 3 y 5 de enero, como adelantó Libertad Digital hace una semana.

Según adelantan fuentes socialistas a Libertad Digital, el acuerdo "ya está cerrado" pero su anuncio y escenificación del mismo no es detalle menor en una negociación marcada por la opacidad y el oscurantismo. La negociación sobre cómo ponerle el lazo al paquete de un acuerdo "constitucional y público", como prometió hace unas semanas Pedro Sánchez, no durará mucho ya que el pleno de investidura debería convocarse el martes 31 de diciembre por la mañana a más tardar.

Sin embargo, las citadas fuentes consultadas por LD apuntan a que se hará con la máxima diligencia: la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, podría convocar el pleno este mismo lunes 30 de diciembre, dado que no hay tiempo que perder y, especialmente el PSOE, tiene prisa en que sea "cuanto antes". Una convocatoria que corresponde exclusivamente a la presidenta de la cámara bajo, previa consulta del candidato a la investidura, como rige el Reglamento.

De momento se desconoce la letra pequeña del pacto ni los motivos por los que ERC ha aceptado el acuerdo, según los socialistas, pero sí habría sido clave que el Gobierno haya filtrado a ERC el informe de la Abogacía del Estado a ERC sobre la inmunidad de Oriol Junqueras antes de que sea publicado oficialmente.

Según los negociadores socialistas, el informe es "coherente" con lo expresado en el pasado sobre el particular por parte de la Abogacía del Estado, esto es, su criterio favorable a que el líder de ERC debería haber salido de prisión para recoger su acta de parlamentario. Es exactamente lo que ERC quería oír y ver negro sobre blanco en un informe que ha retrasado la negociación pero que verá la luz de forma inminente.

A continuación