Recelos, suspicacias y cabreo: el misterio de las prisas de Sánchez

Los caprichitos de Sánchez cabrean hasta a las limpiadoras del Congreso. ¿Qué hemos hecho para merecer este castigo, al margen de votarle?

Pilar Díez

El Mundo

"Hacienda da carpetazo a la investigación sobre Pujol". Otro premio al separatismo. El siguiente parece que vendrá de la Abogacía del Estado hacía Junqueras. "ERC espera un gesto para la investidura". Dice el editorial que "lo que está exigiendo ERC es que el Gobierno traicione al Estado". "Que presione a la Abogacía del Estado para que adopte el marco mental separatista, declarando la nulidad del juicio y apoyando la excarcelación de Junqueras", algo que Sánchez haría (¿hará?) encantado. "Sería vergonzoso que Sánchez obligase a la Abogacía a someterse al chantaje de ERC a cambio de una abstención. Que la dignidad de la Abogacía del Estado se haya convertido en moneda de cambio del mecadeo clandestino entre PSOE y ERC es intolerable. Una infamia sin precedentes". ¿Sin precedentes? Pregunta a Edmundo Bal.

El País

"El escrito de la Abogacía se retrasa ante la presión de ERC". No obstante, El País pone la mano en el fuego por Sánchez, que de ninguna manera va a obligar a la Abogacía a liberar a Junqueras. "La Abogacía busca una fórmula para pedir al Supremo que Junqueras pueda salir de prisión de manera puntual para realizar los trámites para ser eurodiputado pero sin cuestionar la sentencia del procés, algo que reclama ERC y que el gobierno no contempla". Tratándose de Sánchez cualquier cosa es contemplable. "El diablo de la investidura está en los detalles". Qué va, el diablo es el propio investido.

ABC

"La Abogacía del Estado ultima un escrito para que Junqueras pueda recoger su acta en Bruselas". El editorial lo critica duramente. "La Abogacía del Estado debería tomar nota de la contundencia de la Fiscalía. Una cosa es poder gobernar con ERC como aliado, y otra que Sánchez fuerce a las instituciones a retorcer el marco constitucional con tal de ser investido". El marco y lo que se ponga por delante. Juan Carlos Girauta con quien esta cabreado es con Sassoli, el impresentable presidente del Parlamento Europeo, que "tuvo el cuajo de instar a las autoridades españolas a cumplir la sentencia". Lo que ha conseguido este tipo es "sembrar el recelo en la fidelísima España, arrojar sombras, provocar un fruncimiento de ceño en nuestros espíritus más confiados, desatar un encogimiento de hombros en los que ya estamos hartos de que todos los aficionados se equivoquen al mismo lado". Un bocazas presentador de televisión ha conseguido que se empiece a hablar de que España se largue de la UE.

La Razón

La Razón se hace eco del "Malestar en el Congreso: ¿Por qué se empeña en ser presidente en Navidad?". Y es que Sánchez ha logrado hacerse odioso hasta para los limpiadores del Congreso. Están que trinan todos los trabajadores de la Cámara Alta con el presidente, que les ha jorobado bien, les ha dejado sin vacaciones. Van a tener que trabajar "un fin de semana en plenas vacaciones navideñas". "Que lo pongan el 31 con las doce campanadas si eso", ironizaban algunos. Y luego se le llenará la boca con conciliación y derechos de los trabajadores. No tiene ni asomo de vergüenza este hombre. Para Marhuenda este desatino "revela la prisas y la ansiedad que embarga el presidente del Gobierno en funciones. Prisas inexplicables si tenemos en cuenta que el actual ejecutivo lleva ocho meses en funciones y que no hay en el horizonte más inmediato circunstancia extraordinaria alguna que las justifique". Esta inexplicable situación "ha destapado todo tipo de recelos y suspicacias, como si los protagonistas tuvieran algo sospechoso que ocultar a los españoles". Está Nochebuena le deseamos a Sánchez que se le atragante el turrón.

A continuación