El PP anuncia una ofensiva parlamentaria en defensa de la libertad educativa

El PP "dará la batalla" ante el "intolerable" ataque de Celaá a la escuela concertada. Y Ayuso advierte: "La concertada en Madrid no se toca".

LD/ Agencias

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, ha anunciado este viernes una "ofensiva parlamentaria" de su formación en defensa de la libertad educativa tras considerar que la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, "atacó directamente a la educación concertada".

"Han pasado 24 horas y el señor (Pedro) Sánchez no la ha desautorizado, no ha llamado al orden a la ministra Celaá y, en consecuencia el PP dará la batalla en el Congreso y el Senado", ha asegurado el dirigente popular, que ha precisado que presentarán también mociones en los ayuntamientos y comunidades autónomas.

Montesinos ha destacado que "el compromiso del PP en defensa de la libertad educativa es total" y considera "intolerable que la ministra ataque la educación concertada", por lo que avanza que los populares ejercerán "una oposición firme, responsable, la que merecen todos los españoles en defensa de la libertad de todos, también de la libertad educativa".

Ayuso: "La concertada en Madrid no se toca"

La presidenta de la Comunidad, por su parte, ha afirmado firmemente que "la educación concertada en Madrid no se toca" y ha asegurado que "los padres van a elegir el tipo de educación y el colegio que quieren para sus hijos".

"Así lo hemos hecho siempre en la Comunidad de Madrid. Le puedo asegurar al Gobierno de España y a la ministra que nos va a tener en contra en todas partes donde haga falta, en los medios, en la calle... donde haga falta", ha dicho Isabel Díaz Ayuso.

Celaá hoy ya obvia la enseñanza religiosa

Más tarde, la ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, ha vuelto a asegurar que elegir un centro educativo no es un derecho constitucional, aunque ha proclamado que las familias tienen "libertad" para hacerlo y "no tienen nada que temer", porque el PSOE, ha dicho, ha defendido siempre la educación concertada.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha calificado de "controversia alimentada de manera artificial" la repercusión de sus declaraciones este pasado jueves en la inauguración del congreso de la patronal de colegios concertados Escuelas Católicas.

Allí, la ministra aseguró, ante el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y cientos de representantes de centros educativos concertados, que "de ninguna manera se puede decir que el derecho de los padres a escoger una enseñanza religiosa o elegir centro educativo podrían ser parte de la libertad de enseñanza" que contempla la Constitución Español.

La ministra de Educación en funciones, que este viernes ha evitado referirse a la enseñanza religiosa, se ha reafirmado en rechazar que la libertad de elección de centro sea un derecho constitucional, aunque admite que se trata de un "derecho legal" que forma parte de la legislación de la programación de la enseñanza. "Si fuera un derecho constitucional, las familias podrían recurrir a los tribunales para reconocer ese derechos", ha expuesto Celaá asegurando que esa afirmación está corroborada en "el contenido de 30 sentencias del Tribunal Constitucional".

Celaá ha subrayado que fue un gobierno socialista el que legisló los conciertos educativos para defender el compromiso del PSOE con la red concertada de centros privados financiados con fondos públicos. "El PSOE ha sido el baluarte más claro de la defensa de la educación pública y concertada", ha asegurado. "Tanto defendemos la concertada que le hicimos una ley", ha dicho Celaá en referencia a la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) aprobada en 1985 durante el primer gobierno del socialista Felipe González y en el que se regularon los conciertos educativos.

"El sector puede, de momento, estar tranquilo"

"El sector puede, de momento, estar tranquilo porque no hay ninguna razón para esta controversia", según la también ministra portavoz del Ejecutivo en funciones, que a preguntas de los periodistas ha negado que el Gobierno de Pedro Sánchez tenga intención de "revisar" los acuerdos de España con la Santa Sede de 1979.

La ministra sí ha criticado a la derecha por no defender, en su opinión, a la educación pública. En ese sentido, Celaá ha afirmado "las fuerzas políticas conservadoras deberían afirmar con contundencia la defensa de la educación pública del mismo modo", según la ministra, que "las fuerzas progresistas" defienden la red concertada.

En respuesta a PP y Vox, Celaá ha rechazado las acusaciones de "adoctrinamiento" que este jueves vertieron sobre el Gobierno. "No estamos en países totalitarios donde el Estado educa a los niños y niñas, esto no es así", ha sentenciado.

A continuación