La última ocurrencia del separatismo: manifestarse con cascos amarillos

Vándalos atacan la obra de Chillida El Peine del Viento de San Sebastián con lazos amarillos.

Libertad Digital

Se acerca el 11 de septiembre, fiesta regional de Cataluña, y el separatismo hierve. Proliferan las campañas e iniciativas, a cual más chocante. Tras el "tsunami democràtic", una plataforma en redes sociales para calentar las vísperas de la sentencia del Tribunal Supremo, aparecen los "cascos grocs (amarillos)", un grupo dentro de la "Assemblea Nacional Catalana" (ANC) que anima a manifestarse con cascos de obra amarillos.

Se trata de "una campaña que consiste en ponerse un casco amarillo como símbolo de acción no violenta y al tiempo como instrumento de protección contra la represión del Estado español contra la independentismo catalán", según reza la propaganda separatista. Nada más conocerse la peculiar iniciativa, un grupo de independentistas de Reus ha elaborado un vídeo que está propiciando un aluvión de burlas en Twitter.

Los "cascos grocs" pretenden imitar el "look" de los manifestantes de Hong Kong, cuyo ejemplo sirve de inspiración a Torra, Puigdemont y otros dirigentes del independentismo, según han proclamado en las redes sociales. Precisamente, uno de los mensajes en Twitter de estos "cascos amarillos" del separatismo es que "preferimos ser cenizas antes que polvo", uno de los lemas del movimiento de protesta de Hong-Kong.

Por otra parte, la ANC asegura que se ha conjurado ya el riesgo de pinchazo de la manifestación del "Onze de Setembre". Tras los desesperados llamamientos de los pasados días, el número de inscritos para la habitual exhibición separatista ha pasado de 35.000 a 180.000, con lo que la entidad prevé que se alcanzarán las cifras de cada año, el tradicional millón arriba o abajo de cada año que ratifican sin dudar los medios editados en la región.

Vandalismo separatista

Por otra parte, el Ayuntamiento de San Sebastián ha denunciado la aparición de pintadas de lazos amarillos en El Peine del Viento de Chillida. La obra del escultor vasco ha sido vandalizada con el símbolo con el que los separatistas pretenden denunciar la supuesta represión. No es la primera vez que independentistas catalanes atentan contra un monumento. Ya dejaron su huella en las murallas romanas de Tarragona en forma de lazos y en los muros de Petra (Jordania), donde "grabaron" a martillo una estelada.

A continuación